domingo, 23 de diciembre de 2007

MI ÚLTIMA COLUMNA

La Verdad nos hace Libres

MI ÚLTIMA COLUMNA

¿Qué difícil había sido escribir la última columna? Bueno de este año, claro está. (eso significa que volveré) Lo que pasa es que tenía en mente escribir acerca del final que tienen los dictadores, inspirado en lo que le ocurre al que fuera neopopulista Alberto Fujimori que está en el banquillo del acusado (como se merecen lo abusivos), después de que en sus tiempos de gloria era un hombre fuerte que controlaba todo en el Perú (alguien que ponga sus barbas en remojo porque va camino al banquillo si no cambia de actitud, no quiero decir su nombre, pero es alguien que ha diseñado/impuesto una Constitución hiperpresidencialista ¿adivinó?... pregunte). Por otro lado también quería escribir sobre los demagogos (a los que tanto desprecio/resisto y no soporto). Iba a titular la columna ¿Cómo reconocer a un demagogo? Pero, he decidido escribir mas bien sobre lo que tanto le dicen (personalmente/medios/tarjetas) a uno en estos días, unos sinceramente, otros de manera formal (hipócrita diría) de buenos deseos y expresando/deseando sucesos faustos por la Navidad. Como esta de moda seguir la moda, haremos lo mismo.

Como nunca el país se encuentra en una situación inflexión con graves amenazas reales e imaginarias que podrían socavar lo cimientos de la estabilidad institucional si es que no se controla los rebrotes desordenados de energías sociales por distintos poros de cuerpo social.
Es difícil hacer prognosis en un país inestable y con tantos problemas manifestados simultáneamente y que están intactos acumulados. Donde la irracionalidad ha sustituido a la cordura y responsabilidad, por lo que el año que viene, al margen de esta tregua que se ha dado por las fiestas de fin de año, será muy complicado/complejo.

Es necesario que el gobierno nacional y las regiones bajen la intensidad al máximo la promoción del resentimiento social (racial) de ambos lados recíprocamente y dejen de jugar con el país.
Este 2008, debemos enfrentar nuestros problemas con serenidad, sin avivar innecesariamente enconos, ni alentar enfrentamientos con resultados reservados. Se ha hecho costumbre que desde la tribuna/balcón (ambos extremos cada uno con su cuadrilla), se vocinglere contra el otro ardorosamente, pero, gracias a Dios queda sólo en soflamas. Lo de las autonomías de facto (¿?) de parte de los demócratas (o autócratas?) quedó felizmente sólo en anuncios y paraditas de gallo catacho (incluyendo los auto ungimientos), sin mayores efectos. Mientras el Gobierno en Palacio estaba arrinconado y asustado (como perro que ha tumbado la olla) temiendo lo peor, porque las amenazas y los rumores eran de grueso calibre, pero no pasó nada. Así que este año tendremos que soportar a los demagogos que son los protagonistas/estrellas de la película, mares de saliva de demagogia/argucia. Que desgracia carajo! cuando maduran nuestros líderes.
Finalmente, con este panorama mas triste que alentador (para no perder la costumbre), deseo a usted que siempre ha leído mis columnas y se dio la molestia de escribirme (otros insultarme), le deseo una Feliz Navidad y que el 2008 sea mejor (aunque lo dudo mucho) que éste (que ha sido malo). Espero que me siga leyendo/soportando/aguantando esta columna y escribiéndome (por favor hágalo, así uno se siente importante) y brindando sus comentarios.

Como todos merecemos un descanso (como si trabajar cansaría), yo me retiraré con mi hermana y sobrinos traviesos, a la finca de mi padre para descansar/reflexionar/cavilar sobre lo que haré el próximo año. Realizaré una pausa en mis actividades (eso digo, aunque nunca cumplo porque llevaré conmigo este aparatito) y volveré a la carga (muy recargado/energizado) antes que los demagogos vuelvan a hacer otra vez de las suyas en este pobre país que lo orinan cada día. Que desgracia. Odio a los demagogos, no sólo porque son despreciables, sino porque son lo más vil de la política, lo más vil/ruin/sórdido/rapaz. Tengo derecho a odiarlos con toda mi alma. Como esta de moda odiar, yo odio a los demagogos.

Así que volveré pronto, siempre con el propósito de defender y contribuir a la democracia, porque aquí me declaro firme defensor del sistema democrático, (no juego a hacerme el demócrata y amenazar hacer de facto mis caprichos sin respetar las reglas de juego) robando el pensamiento del gran Winston Churchill (al que tanto admiro y aprecio), “La democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre. Con excepción de todos los demás”.
Felicidades a todos, incluyendo a los que no me quieren. Hasta el próximo año.
Gracias a este medio por la valentía/masoquismo de publicar mis artículos.

(*) Es Comunicador Social. Web: http://estebanfarfanromero.blogspot.com

No hay comentarios: