jueves, 11 de noviembre de 2010

EL BOTÍN

Librepensante

EL BOTÍN

Esteban Farfán Romero
farfan2007@gmail.com

Una de las características del populismo es la reducción en la práctica/retórica de la política al maniqueísmo del amigo-enemigo, por lo que se hace esfuerzos importantes para mantener vivo un enemigo que justifique la existencia del caudillo, y si no existe, hay que inventarlo, y no importa si es real o imaginario. La historia ha demostrado que este tipo de tácticas ha funcionando, aunque también es cierto que sus consecuencias fueron devastadoras.

En el Chaco un grupo de personas muy hábiles y audaces han aprovechado la débil institucionalidad estatal que posee la región para provocar su cooptación a través del fácil recursos político del populismo. A este grupo aglutinado ahora oficialmente en el PAN, se han aglomerado políticos de varias vertientes políticas variopintas en términos ideológicos.

A uno de ellos le ha funcionando muy bien el discursos demagógico, cosechando resultados muy favorables, gracias a los desaciertos de los políticos llamados profesionales, que por falta de sensibilidad y reacción han perdido el control político del Chaco. Diestramente convirtieron en enemigo del Chaco a Tarija y a alguno de sus líderes.

La ineptitud e incapacidad política de los lideres de Tarija, ha provocado que el Chaco continúe siendo víctima, presa fácil de los demagogos y populistas que vinieron para quedarse por buen tiempo. El mediocrismo político desplegado en la anterior gestión y en la actual, hace que éstos tengan espacios libres para que actúen con toda comodidad y sin ninguna presión.

La última determinación de la Asamblea Departamental (Ley 07) en la que traspasa la administración y control (Articulo 5°) de las empresas públicas de servicios de unidades desconcentradas a los Ejecutivos Seccionales de Desarrollo, ha desnudado las verdaderas motivaciones de los políticos que auspician este tipo de hechos. De manera muy clara han manifestado que “no podemos tener al enemigo dentro” (R. Vaca), “ningún funcionario designado desde Tarija nos va a mandar” (L. Torrez), “Mario Cossío ya no debe tener ningún control” (W. Cardozo).

En la pomposa conferencia de prensa, los discursos grandilocuentes y sonoramente aplaudidos por una claque de busca pegas, fueron todos demagógicos, porque ninguna de ellos dijo cómo pretenden hacer más eficiente los servicios de las empresas en disputa. No hablaron de un plan de inversiones, de las políticas que se van a aplicar, de la realidad actual y su perspectiva, ni de lo delicado que es meterle la mano al servicio de energía eléctrica por ejemplo.

Está claro que no les importa para nada la eficiencia de los servicios, sino las pegas, los espacios para los militantes. La reproducción del poder político. Uno de ellos ya adelantó que “en diciembre se hará la ‘evaluación’ del personal, los más eficientes y honestos se quedarán”. Ya sabemos que significa ese tipo de evaluaciones. Lo que sin duda sucederá es que el servicio seguirá igual o peor, que es lo más probable porque nueva gente inexperta ingresará y tendrá que asumirse nuevos costos (tiempo y dinero) de capacitación y preparación.

El pueblo es muy chico, nada se puede esconder. Un enjambre de personas revolotea a los políticos con folder bajo el brazo en la búsqueda de espacios en Setar, Sedag, Emtagas, Sedeges, etc. Incluso ya se conoce la repartija por partido político (PAN-MAS), al estilo de los soldados romanos que echaron suerte sobre el vestido de Jesús. Hay varios nombres que suenan muy fuerte a la cabeza de cada institución. Setar es la más disputada, porque dicen que los sueldos son jugosos, y se hacen muchas licitaciones.

El cambio de nombre o de administradores no significa que automáticamente aparecen las virtudes intrínsecas de la eficiencia. No quieren hacer creer que si cambiamos de personas, los servicios serán mejores.

Quieren empantanarnos en el subdesarrollo y el mediocrismo, porque es la única forma de justificar su existencia política. Si no hay pobreza, miseria, abandono, problemas estructurales, ellos dejan de existir por lo que se esfuerzan en buscar mecanismos sigilosos, mantengan sumergida en la pobreza y miseria al pueblo, mientras éste está en la búsqueda permanente del discurso fácil y la promesa que renueve las esperanzas del paraíso prometido. (Yacuiba 11/11/10)

No hay comentarios: