jueves, 25 de agosto de 2011

¿Y la Región?


El dedo en la llaga | ESTEBAN FARFÁN ROMERO
¿Y la Región?
ESTEBAN FARFÁN ROMERO
Como ustedes saben muy bien, he sido muy crítico al modelo de la autonomía regional por ser un esquema que no responde a la demanda/reivindicación histórica del pueblo chaqueño de decidir su futuro sin tutelas odiosas. Es una instancia/subnivel dependiente/supeditada al Gobierno Departamental/Autonomía Departamental y castrada en materia legislativa. En una palabra la autonomía regional no es autonomía de verdad, sino simplemente un espacio de planificación y gestión.
Históricamente el Chaco a través de muchas manifestaciones de facto ha buscado decidir su futuro sin tener que depender de alguien que concentra poder, como la capital. Nuestros padres desde  los ’80 buscaron mecanismos de desconcentración/descentralización/autonomía.
Pero algo debo rescatar de la autonomía regional. Es que es un modelo que obliga la concurrencia pública de los recursos, iniciativas y energías con el fin de encarar los temas históricamente postergados por falta de capacidad individual y sectaria. Obliga la conformación de la CRES (Consejo Regional Económico Social) (LMAD Art. 24), que será la que ordene la inversión pública orientando la misma a temas específicos. Se seguirá las pautas que delinee el PDR (Plan de Desarrollo Regional) evitando hacer piñata con los recursos del 45%.
La autonomía regional es un modelo que brinda una excelente oportunidad para construir región de verdad desde el reacondicionamiento de dispersiones inútiles e improductivas que se han construido desde hace mucho tiempo, alimentando élites locales parasitarias y voraces que succionan los recursos públicos a través de ejecuciones de proyectos deficientes y con sobreprecio. Se ha formado una alianza insana entre políticos y empresarios (¿?) que operan de manera coordinada para aprovechar de los recursos de forma egoísta sin ninguna planificación estratégica y proyección. Por ello vemos obras faraónicas sin sentido. El objetivo es licitar, adjudicar a empresas que actúan como pirañas devorando los recursos y dejando obras cuestionadas y endebles, y lo más grave de baldes, elefantes blancos. Ejemplos sobran.
La autonomía regional elimina el municipalismo innecesario reproducido en el nivel intermedio a través de los Ejecutivos Seccionales. Corrige este vicio histórico que hemos arrastrado desde el inicio de las transferencias de recursos al Chaco.
La autonomía regional persigue que haya un solo Plan de Desarrollo Regional (PDR) en la provincia/región así como una sola autoridad habilitada por la asamblea regional para la administración de la gestión pública, forzando a acoplar el 45% para encarar los proyectos de impactos realmente importantes con potencia. En este momento hay un vicio pernicioso en las Subgobernaciones que es la distribución sin ninguna  planificación de los recursos públicos cediendo a las presiones localistas de grupos corporativos y de poder. Los Ejecutivos esparcidos son autoridades muy endebles que no tienen posibilidades de mirar más allá de los límites municipales.
A esto añadido que tenemos como autoridades a políticos improvisados sin capacidad demostrada, ni formación política que por falta de experiencia tienen una ejecución presupuestaria a la fecha inferior al 20%. La situación de Caraparí y Villamontes es desastrosa. Mucha plata, pero poca capacidad de gestión.
Los Ejecutivos llegaron a sus cargos de forma electa por primera vez, para repetir los viejos vicios del esquema de la Prefectura. Ninguno de los Ejecutivos ha mostrado iniciativas para planificar y comenzar el trabajo como región, dándole perspectiva sobre la base de los acuerdos y pactos de inversión de envergadura e impacto en temas muy importantes que deben ser encarados no sólo por los Ejecutivos, sino también por los Gobierno Municipales, Gobernación Departamental, Gobierno Nacional y otras instituciones públicas. Hay temas que deben ser encarados de manera conjunta y seria. Agua, Seguridad Ciudadana, Desarrollo Productivo, Industrial, Salud y educación.
Los Ejecutivos no lograron cohesionar la sociedad chaqueña en base a la construcción de proyectos transversales que amarren la provincia, la fortalezca, la proyecte. No hay visión de región en los Ejecutivos, mucho menos en los alcaldes. Cada uno se encuentra mirando el ombligo. Las actuales autoridades no tienen condiciones mínimas para encarar el desafío que exige el momento histórico. Están concentrados en lo menudo, en las fruslerías. Cada uno ha hecho de la institución su hacienda, su quinta.
Hoy me sorprendí ingratamente al (por fin) tener entre mis manos le proyecto de Estatuto Regional consensuado por la asamblea regional. Era un secreto muy bien guardado con siete llaves, porque nadie quería proporcionar una copia. Gracias a un amigo que tiene relación directa con la Asamblea Regional, es que tengo en mis manos una copia de icho documento tan esperado. Tuvo que pasar un año y tres meses para que la asamblea recién nos entregue un trabajo muy cuestionado, insuficiente, estrafalario e ilegal. Contradice abiertamente la Constitución y la ley Marco de Autonomías. Da la impresión que fue hecho por estudiantes de secundaria. Un grupo de estudiantes de Derecho habría hecho un trabajo más prolijo, digno de análisis y consideración.
Escribiré un artículo sobre el particular. En la lectura rápida que le di al material de marras, pude observar con mucha tristeza que el mismo reproduce los vicios actuales ampliando la burocracia, dividiendo la provincia, desperdigando el 45% quitándoles potencia, y beneficiando solo a grupos de poder que son los que han monopolizado el control y favoreciéndolos exclusivamente.
Hay una estrechez de criterio, capacidad y de sentido común muy evidente en nuestras autoridades/representantes (Ejecutivos Seccionales y Asambleístas) que no acompaña ni contribuye la dinámica que exige el proceso de la autonomía regional.
Esta es la oportunidad para construir la región, nosotros que hemos tomado como reto la autonomía de verdad, vamos a contribuir con nuestros esfuerzos, energías, ideas para que el Chaco se encamine a la autonomía verdadera comenzando por construir la región. Vamos a combatir sin descanso a las pirañas y a los políticos que están al servicio de estos intereses oscuros que solo les interesa el dinero del pueblo para saquearlo. No reposaremos un instante en desatar todas nuestras fuerzas para consolidar la región a partir de este modelo.  (Yacuiba 25/08/11)

ESTEBAN FARFÁN ROMERO, es periodista, analista político y docente.
Copyright © 2011, Visualiza Comunicación

No hay comentarios: