viernes, 16 de diciembre de 2011

Crónica de un Campo Compartido


El dedo en la llaga | ESTEBAN FARFÁN ROMERO
Crónica de un Campo Compartido
ESTEBAN FARFÁN ROMERO
Fue el título que le puso a su discurso el Ejecutivo Seccional de Villamontes Rubén Vaca en la audiencia pública de la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija realizada en Zapaterambía (Margarita), ayer martes 13 de diciembre de 2011. Junto con la de Jorge Arias, fue la mejor intervención que se escuchó, pues las demás estuvieron cargadas de demagogia y discursos grandilocuentes y vacuos. Un asambleísta departamental de Yacuiba parecía un agitador del lugar, pues se sorprendía de la situación en que se encontraban los comunarios y pedía a las autoridades volcar su atención, cuando es su responsabilidad como autoridad legislativa chaqueña. Fue un concurso de demagogia, pues varios hicieron derroche de poses para los medios de comunicaron como si estuvieran en campanas. Somos muy buenos para los discursos, pero muy malos para las acciones. Los políticos tradicionales se empecinan en desperdiciar una gran oportunidad para consolidar la unidad departamental y tomar decisiones reales y contundentes.
Entre Ríos de forma innecesaria y provocativa ha colgado un letrero en el ingreso a la comunidad que decía “Bienvenidos a O`connor”, prestándose al juego impulsados por algunos malos políticos que buscan que esta lucha fracase. Esa actitud demuestra mucha inmadurez e inseguridad en las autoridades de Entre Ríos. Se ha desperdiciado valioso tiempo y energías en una discusión sobre un tema secundario. El problema mayor es el Campo Margarita y para ello debemos estar unidos. Es cierto que hay un problema interno pendiente, que no se ha resuelto. Pero este asunto debe postergarse hasta cuando definamos la situación de Margarita. Sobre este asunto hay responsables en el Chaco.
La decisión que Tarija debe compartir con Chuquisaca las regalías de Margarita está tomada políticamente, por lo que ningún argumento técnico moverá la decisión gubernamental. El Gobierno requiere de un informe que valide la decisión ya asumida. Por lo tanto, el único camino que queda es tomar una decisión política que sea contundente, y eso se llama medidas de fuerza. No hay otro camino, que posibilite que retroceda el Gobierno.
En el Chaco hay varias autoridades que de ser antimasistas se convirtieron rápidamente en militantes entusiastas y muy obedientes del Gobierno Nacional. Hace poco eran furibundos defensores retóricos de los intereses del Chaco derrochando demagogia en los medios. De pronto de furiosos leones se convirtieron en inermes ratoncitos de laboratorio. Ahora andan asustados, calculando sus palabras en los medios para no provocar al MAS. Lo que pasa es que estas autoridades tienen veintenas de acusaciones de corrupción radicadas en la Fiscalía, lo que los obliga a bajar la cabeza porque de lo contrario ya estarían en la cárcel. Muchos se han convertido en verdaderos millonarios desde que activaron en la política y la función pública. No hay explicación lógica y satisfactoria a la licitud del enriquecimiento de estas personas, si no es a través de la corrupción pública. El Gobierno los tiene muy bien agarrados/controlados, por lo que difícilmente asumirá defensa de la región, sino protección del Gobierno Nacional.
Se ha determinado encargar al Gobernador la gestión de una reunión con el Presidente Evo Morales para hacerle conocer las decisiones de Tarija. Si no existen posibilidades y voluntad de solución, este martes 20 de diciembre se producirá un paro de 48 horas.
La verdad es que veo que en el caso del Chaco no hay músculo para llevar adelante una medida de fuerza de esa naturaleza. Las autoridades regionales están divididas y separadas por sus egoísmos personales. Hay autoridades que responden a pie juntillas al Gobierno Nacional y hay otras que tienen cierta independencia. A simple llamado sacan los empelados a marchar para apoyar al Gobierno o hacen el ridículo de ponerse un poncho rojo pretendiendo imponer el año aymara a los chaqueños. Han perdido la dignidad como personas y como políticos.
Lo curioso es que existen autoridades que no son del MAS y son los más obedientes y dóciles al Gobierno. Existen celos estúpidos entre autoridades. Por ejemplo el alcalde de Yacuiba, siendo del PAN siempre ha cuestionado duramente todas las iniciativas del Comité Cívico que afectaban al Gobierno Nacional. Considera falsamente al Comité Cívico como su rival y no duda en atacarlo innecesaria y despiadadamente. Hay caprichos burdos e inmadurez en nuestras autoridades que ponen en peligro las reivindicaciones de la región.
Salen a los medios de comunicación presionados por sus asesores de imagen y por la población para que asuman posición sobre los temas importantes, sólo para mostrar una pose retorica vacua. Dicen una cosa, pero en los hechos tomas acciones absolutamente diametrales y opuestas.
Una muestra de esta situación es que en la partida en caravana a Margarita, cada institución/autoridad lo hizo de forma separada. Días anteriores sugerí por los medios que se debería salir de un solo lugar juntos, detrás de la bandera verde y blanco. Incluso sugerir que se coordine con Villamontes y Caraparí para que nos reunamos en Palos blancos con el fin de llegar como un solo hombre a Zapaterambía demostrando unidad. Dije que como se tiene mucho celo al Comité Cívico, la partida no sea en la calle del Comité sino en la otra esquina para hacer que todos participen. Pero, resulta que cada uno partió desde su institución a la hora que mejor le pareció. No hubo ninguna coordinación, porque nunca existió voluntad.
En la audiencia pública sólo participaron el alcalde de Yacuiba Carlos Bru y el Ejecutivo Seccional de Villamontes. No asistieron los Ejecutivos de Yacuiba y Caraparí, ni los alcaldes de Villamontes ni de Caraparí. De los Comité Cívicos, sólo el de Yacuiba. Así está la región.
Ya en el lugar algunos estaban como el perro que volteo la olla. Esquivos, huraños, y ariscos con perfil bajo. Se resistieron a hacer uso de la palabra para no comprometerse y molestar al Gobierno Nacional. Interponen sus intereses personales por encima de los de la Región.
Públicamente muestran su inmadurez y egoísmo. Condicionan su presencia en las reuniones y medidas, argumentando que si esta tal persona no iré, si hace uso de la palabra aquella persona, no participaré; Y si sucesivamente. Una verdadera vergüenza.
He sugerido que se provoque una reunión de alto nivel de las autoridades del Chaco en el menor tiempo posible con el fin de asumir una posición firme y contundente sobre las decisiones tomadas. Además, se requiere que haya un compromiso sobre la participación de la medida de presión a realizar casi con seguridad el día martes y miércoles de la semana que viene.
La que debería convocar a este tipo de reuniones de alto nivel, debería ser al Asamblea Regional, pero esta institución se ha empecinado en demostrar que es inútil para todo. Es la única institucional regional en la que debería concurrir la institucionalidad chaqueña, pero la Asamblea Regional no solo ha perdido protagonismo, sino autoridad y respeto. No tiene iniciativas para integrar la región, le falta capacidad y visión.
Sugerí que esta reunión sea sin prensa, porque ocurre que a casi todos nuestros políticos cuando ven una cámara o un micrófono se convierten en ardientes demagogos y se echa a perder la iniciativa.
Si no existe una reunión de alto nivel en el que se coordinen acciones de hecho, y se carga todo al Comité Cívico de Yacuiba, con seguridad esta medida será un sonoro fracaso. Hace falta un poquito de madurez y desprendimiento en nuestras autoridades. (Yacuiba 14/12/11).

ESTEBAN FARFÁN ROMERO, es periodista, analista político y docente.
Copyright © 2011, Visualiza Comunicación

No hay comentarios: