miércoles, 22 de febrero de 2012

Alcalde Alicia


El dedo en la llaga | ESTEBAN FARFÁN ROMERO
Alcalde Alicia
ESTEBAN FARFÁN ROMERO

“El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad”. (Albert Einstein)
El viernes 17/02/12 se pública en un periódico una nota en la que el concejal de oposición Jorge Barrenechea (CC), afirma que el Gobierno Municipal de Yacuiba hasta la fecha no ha presentado una sola obra de impacto (obras estrella) y que no confía en el supuesto 81.1% de ejecución presupuestaria. Varios entendidos, han presentado muchas dudas y serios cuestionamientos a ese porcentaje publicitado. Muchas obras paralizadas por desorden/caos administrativo y falta de planificación. De manera rara muchas empresas incumplen plazos y no son sancionadas. Excesiva e inexplicable indulgencia municipal. Los contratos modificatorios se han puesto muy de moda. Tenemos un Concejo que no fiscaliza nada, que está de adorno.
Inmediatamente el alcalde Carlitos Bru le responde a Barrenechea con una torpe ironía y sugiere que el concejal “vive en Hollywood y quiere una estrella. El papel de Barrenechea, es distorsionar la gestión municipal de la cual es parte. No hay peor ciego del que no quiere ver…” Ver que, si no hay nada que ver diría yo. Lo único que se ve son las placitas.
Pero, ¿cuál es la verdad? Esta desatinada reacción de alcalde me inspiró este artículo.
Alicia en la Yacuiba de las Maravillas
Hay una maravillosa obra escrita por el matemático Charles Lutwidge Dodgson, más conocido bajo el seudónimo de Lewis Carroll, “Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas” (Alice's Adventures in Wonderland), a menudo abreviado como Alicia en el país de las maravillas. El cuento está lleno de alusiones satíricas a los amigos de Dodgson, la educación inglesa y temas políticos de la época.
Alicia es una obra muy publicitada y leída, es ficticia recreada en un mundo fantástico, donde la lógica cotidiana y los imposibles son alterados, presenta mundo variados, repleto de enigmas y cuestionamientos a pesar de ser dirigida a niños, quizás porque su autor era tímido y tartamudo.
Cuando se alude a que alguien vive en el país de las maravillas, lo que se pretende decir es que está inmerso en un mundo irreal e inexistente. Yo creo que nuestro ilustrado alcalde se encuentra en alguna galaxia muy distante porque siempre que habla con la prensa, da la impresión que abusa de las fabulas y metáforas.
Yacuiba es el segundo municipio más importante del Departamento y en el Chaco es la cabecera de la región. En los movimientos cívicos se ha constituido en un lugar estratégico por su ubicación de frontera. Por Yacuiba pasa toda la importación/exportación de/a la Argentina, por lo que es un tránsito obligatorio/determinante para la economía del país.
Pero Yacuiba, a pesar de la importancia institucional y geográfica ha perdido el liderazgo y personalidad Regional y Departamental, se ha convertido en cola de furgón cuando en el pasado de aquí surgieron las iniciativas y salieron las decisiones históricas. Políticamente ha quedado a la zaga y su liderazgo en el Chaco está muy cuestionado y debilitado. Desde que el PAN tomo el control del Municipio, Villamontes tiene más poder que Yacuiba. En Villamontes dicen que Timboy (ya no Palmar Grande) es el límite municipal y aquí nadie se anima/atreve a responderle a la ciudad Benemérita que ahora se convirtió en la incubadora de las ideas.
Yacuiba ha recibido una cantidad muy importante de recursos por concepto de las regalías. Todos los años se transfieren más del 40% del 45% de lo que le corresponde a Yacuiba de manera religiosa para la atención de varios temas importantes como salud, educación, desarrollo productivo, vivienda y otros proyectos, pero los resultados son muy pobres.
A pesar de esos recursos los cambios fueron superficiales y no de fondo. Por ejemplo el actual alcalde le ha puesto especial énfasis en la remodelación de las principales placitas que quedaron muy bonitas en diferentes partes de la ciudad. Se ha cuestionado el costo de las remodelaciones por su falta de relación con los trabajos. No se conoce oficialmente el costo de las remodelaciones.
Se ha intentado presentar a las placitas como obras de impacto y de envergadura en Yacuiba pero el sentido común de la gente ha frenado el ímpetu publicitario. Las placitas son atractivas y es muy bueno tener lindas placitas en el pueblo, pero los adornitos y las florcitas esa no es única tarea de un Municipio. Yacuiba tiene todas las condiciones para convertirse en un municipio productivo, turístico e industrial, pero desgraciadamente tiene autoridades muy chatas, cegatonas y con una gran crisis de creatividad.
La gran mayoría de las obras regulares se encuentran paralizadas, con reiterados contratos de modificación. La construcción de los dos mercados centrales está con retrasos sobreabundante. Varias irregularidades se dieron en los proceso de contratación. Por ejemplo, se ha dado el anticipo a la empresa constructora cuando no existía el terreno para la construcción de la obra.
¿Hacia dónde va Yacuiba?
Yacuiba no tiene norte, no hay un derrotero, o posee una visión de desarrollo estratégico, nadie sabe hacia dónde va y por donde va. Las autoridades municipales se han limitado/dedicado a administrar los recursos económicos pero no ha proyectar al municipio a través de políticas publicas que busque resolver los problemas más urgentes.
Hasta la fecha no se conoce cuál es la vocación del municipio, por lo que no hay un rumbo, no hay iniciativas para concentrar las fuerzas creativas, las energías y los recursos en ciertas áreas especificas con el fin de resolver problemas de la gente. Todo se hace en función a las coyunturas, se toman decisiones precipitadas y muchas veces resultado de las presiones corporativas. No hay planificación estratégica, ni un cronograma preventivo de ciertos efectos como el dengue, las lluvias, la sequia, etc.
Para evaluar la gestión de un alcalde (o de otra autoridad pública) no sólo hay que dejarse obnubilar por el porcentaje de la ejecución presupuestaria porque ésta refleja sólo el gasto. Lo que hay que evaluar son los proyectos que resolvieron los problemas de la gente, y si hubo inversión o simplemente gasto de los recursos asignados. No solo hay que ver las placitas y las florcitas, sino los índices de empleo, seguridad ciudadana, desarrollo productivo, salud, educación, etc. No sólo guiarse por el jardín de la casa, sino por lo que tiene por dentro. Es como dejarse deslumbrar por alguien que está bien vestido, si saber su solvencia financiera e intelectual. Hace dos años el actual alcalde hizo alarde por mucho tiempo porque había gastado 120% del presupuesto y se autocalifico como el mejor alcalde del país. Pero Yacuiba por dentro sigue igual. En el índice del IDH (Índice de Desarrollo Humano), según el PDUD Yacuiba se encuentra un poquitito más arriba de un Municipio muy pobre del Chaco chuquisaqueño, Macharetí. Machareti no goza de los ingentes recursos de las regalías.
Un Concejo de lujo
Los concejales están pintados a excepción de dos o tres de oposición que hacen una fiscalización tímida y retraída. No se conoce del trabajo de los demás concejales que fueron elegidos de forma directa por el pueblo para hace legislación fiscalización y gestión de conflicto. Más bien se ha denunciado que muchos de los concejales tienen cuotas de pegas en el Ejecutivo. Uno de ellos, Ramiro Coya (MAS), ha reconocido públicamente que tiene una cuota de pegas. Esto del cuoteo no había sido plagas de los partidos llamados “neoliberales”, sino del MAS. Este ha denunciado que una concejala de oposición funcional al PAN tiene varios parientes trabajando en el ejecutivo. Otro concejal fue denunciado que a través de su cuñado ha monopolizado los contratos de servicios de amplificación. También se ha revelado que otros tienen microempresas a nombre de palos blancos.
El Concejo se ha convertido en un espacio para hacer negocio a través del tráfico de influencias, menos para hacer el trabajo para el cual fue elegido popularmente por primera vez de forma directa. El desempeño del Concejo Municipal es muy pobre, decepcionante e infertil, parecen un coro de sacristanes. Credo in Iesum Christum, filium eius unicum, Dominum nostrum, y los concejales dicen en coro ameeeennnnn.
Alicia en Yacuiba
Nuestro alcalde se encuentra en un país fantasioso, persiste en presentar una Yacuiba que no existe en la realidad, sólo en la publicidad oficial. Una muestra de ello es lo que está pasando en este momento con el dengue. No es la primera vez que Yacuiba es visitada por el dengue, pero como no hay previsiones el mismo entra como Pedro por su casa. (Yacuiba 21/02/12).

ESTEBAN FARFÁN ROMERO, es periodista, analista político y docente.
Twitter: @estebanfarfanr
Copyright © 2011, Visualiza Comunicación

No hay comentarios: