lunes, 23 de abril de 2012

El Chaco también Existe

El dedo en la llaga | ESTEBAN FARFÁN ROMERO

ESTEBAN FARFÁN ROMERO
Twitter: @EstebanFarfanR

Este articulo no tiene relación directa con el poema de Mario Benedetti “El Sur también existe” (pero robo el titulo), sino con un evento deportivo desarrollado hoy domingo 22 de abril. Petrolero del Chaco se enfrentó a Destroyers en Cochabamba en un partido decisivo porque determinaba el ascenso directo de uno de ellos a la primera división de la liga profesional de futbol. Petrolero del Chaco gracias a su entrega ganó el partido en los 90 minutos. No soy experto en futbol, por lo que no penetraré en aguas desconocidas para mí, pero quiero expresar mi protesta -como Benedetti- tomando como referencia este episodio, porque escuché a varios comentaristas y relatores del partido que dijeron con un tono de protesta muy emocionados después del pitazo final, el sur también existe. 

El pueblo del Chaco (Yacuiba Villamontes y Caraparí), demostraron su alegría al salir a las calles espontáneamente a festejar hasta altas horas de la noche. En Yacuiba se concentró un grupo numeroso de hinchas en la plaza principal. Muchos sacaron sus vehículos y sus motos embanderadas con la verde y blanco recorrieron las calles improvisando estribillos. 

La única noticia positiva que tuvo el Chaco y Tarija en su mes aniversario fue el ascenso de Petrolero del Chaco. Todas fueron malas noticias y la realidad actual es calamitosa por lo que el ánimo de los tarijeños esta alicaído. Desde hace tiempo solo escuchamos malas noticias. Todo el Departamento festejó el triunfo. Hay una sequedad de motivos de regocijo que todo el Departamento se prendió del éxito de un equipo provinciano del último rincón del país. El responsable de esta gloria es Federico Ibarra, un exitoso y vigoroso empresario privado yacuibeño que se bancó todas las facturas del equipo. Se dice que por muchos años cada mes sacaba del bolsillo 20.000 dólares para cubrir los gastos. 

Bolivia desde su nacimiento ha sido un país excesivamente centralista y absorbente, por eso en varias partes de su historia se ha planteado desde el federalismo (incluyendo una guerra interna que costó la vida de 1.000 compatriotas) hasta la descentralización de los años ’70, hasta llegar a discutir ahora la autonomía. La historia nos enseña que los distintos Gobiernos han boicoteado los procesos de descentralización porque siempre hemos tenido caudillos, y los caudillos son centralistas. 

Actualmente la autonomía está congelada y es solo un enunciado en la Constitución. No hay voluntad política en el Gobierno para hacer andar la autonomía a pesar de los acuerdos/mandato legales. 

Esta vieja práctica centralista es sentida con intensidad en las periferias. Es cierto que las capitales se quejan del centralismo y autoritarismo de La Paz y nosotros los provincianos nos quejamos de la capital departamental y si seguimos bajando, las comunidades se quejan del centralismo autoritario de los alcaldes o Subgobernadores. Cada uno en su lugar se aferra al poder y busca concentrar y amplificar aun más el poder. El Chaco se queja de forma recurrente del centralismo secante de Tarija, y en Yacuiba, Pocitos de manera recurrente se lamenta el centralismo secante del alcalde. Por eso Pocitos pide convertirse en municipio, como el Chaco pide ser un Departamento, como si la solución pasaría por fragmentar (aun mas) territorialmente el país. 

Así como en la política, en el fútbol también hay poderosos intereses económicos que mueven por debajo de la mesa las fichas de los resultados inclinando las decisiones fuera del juego de la cancha. Ha sido evidente que los dirigentes nacionales del futbol boliviano les causaban pesadilla la simple idea de un ascenso de Petrolero, sencillamente porque económicamente pierden con un equipo de provincia. Se han movido una serie de influencias dentro y fuera de la cancha para impedir que Petrolero del Chaco tenga el camino despegado a la Primera División. 

La victoria de Petrolero del Chaco es una voz de protesta de los pueblos chicos, una venganza de los pueblos olvidados/ignorados/abandonados por el centralismo nacional/departamental. Fue una muestra que esta vez el buen futbol pudo más que los intereses económicos de un grupo de dirigentes inescrupulosos. Desde hace mucho tiempo, el futbol boliviano es mediocre y pobre, precisamente porque priman intereses de grupos sobre los nacionales. Si los dirigentes se despojaran de sus egoísmos, podrían entregarle a la Nación jugadores más competentes cernidos de los diferentes clubes. Yacuiba en el pasado dio muchos eficientes jugadores a la selección nacional. 

En la Argentina y en Chile hay programas de televisión privados que recorren todo el país buscando talentos y para sorpresa de los jurados, recolectan a personas con habilidades extraordinarias. Me llamó la atención que en Chile, una gran cantidad de personas con “discapacidad” demostraron su destreza que dejaban boquiabiertos. 

De la misma forma debería la Federación de Futbol, promover eventos de los clubes que recolecten jugadores talentosos de las provincias para perfeccionarlos. El ascenso de un club de provincia es una oportunidad para poner en la vitrina a jugadores que no pudieron formar parte de los clubes “grandes” y monopólicos. 

Finalmente el Chaco se hace presente ahora a través del futbol. Nos hicimos conocer por la Guerra del Chaco, el petróleo, la madera, el sábalo, la chacarera, después por el gas y ahora por el futbol. Aunque les duela, ahora jugaremos en las ligas mayores de igual a igual con los grandes. Lo grandes tendrán que bajar al Chaco a enfrentarse con su similar. Es saludable es especie de democratización fáctica del futbol. (Yacuiba 22/04/12).

ESTEBAN FARFÁN ROMERO, es periodista, analista político y docente.
Twitter: @EstebanFarfanR
Copyright © 2011, Visualiza Comunicación

No hay comentarios: