lunes, 18 de junio de 2012

Cumbritis


El dedo en la llaga | ESTEBAN FARFÁN ROMERO
Cumbritis
ESTEBAN FARFÁN ROMERO
Twitter: @EstebanFarfanR

Se supone que un político que se presenta como candidato a un cargo público ejecutivo, no solamente debe conocer la naturaleza y la dinámica del mismo, sino contar con un plan de gobierno orientado a resolver los problemas particulares/específicos de la sociedad electora. Sin embargo, la realidad nos ha demostrado que la gran mayoría de los políticos que acceden a cargos ejecutivos (alcaldes, ejecutivos, gobernadores), llegan con las manos vacías en cuanto a planificación estratégica de desarrollo. Lo que pasa es que han aparecido como cucarachas, una cantidad importante de aventureros populistas y demagogos de la política que probaron suerte para amasar fortunas fácilmente y sin trabajar, cabalgados en discursos fáciles, simplones y demagógicos elaborados en laboratorios de empresas de marketing político.
Ante la aguda crisis del sistema de salud en Yacuiba y la gran presión ejercida por la población y algunos líderes de opinión por el pésimo servicio que presta el Estado y los centros privados, es que el alcalde Carlos Bru (PAN), no tuvo mejor idea que pinchar la presión, convocando a una gran cumbre municipal sobre la salud. Después de una gran publicidad se ha desarrollado la semana pasada la cumbre en Yacuiba con la participación de dirigentes sociales que asistió a hacer conocer su opinión sobre cómo resolver este problema. Terminó con la bendición del ministro de salud Juan Carlos Calvimontes. Para sorpresa de todos, apareció el senador Juan Enrique Jurado acompañando al ministro. No dijo una sola palabra, pero presenció la cumbre. El cantante senador ha visitado el Chaco únicamente para cantar en actos políticos, servicios pagados con recursos municipales. No se conoce ninguna gestión en benéfico de la región. Fue asambleísta constituyente por el Chaco y ahora senador.
Lo que está claro es que nuestro alcalde Carlos Bru (PAN), una vez mas ha demostrado que no tiene ningún tipo de plan en ninguna materia municipal, pues todo improvisa. Accedió a la alcaldía en el segundo periodo sin contar con una oferta seria y un plan orientador/ordenador sobre la gestión pública. En una palabra, tomó el mando de la alcaldía, sin saber qué y cómo hacer. En el primer periodo saltó del concejo a la alcaldía, aunque fue candidato a alcalde, sin embargo ha confirmado que fue accidental e improvisado. No tienen una agenda madurada, la agenda se la hace sobre la marcha, la agenda la hace el pueblo, la sociedad. Las agendas se administran de acuerdo a la temperatura política y las circunstancias.
Bru ha ganado la alcaldía montado en el discurso de la autonomía regional y en la promesa clientelar de entregarle una computadora a cada estudiante de Yacuiba el 2010, o 2011 a más tardar. Estamos en el 2012 y Bru rehúye hablar de la autonomía regional, siempre direcciona las preguntas incomodas hacia los asambleístas regionales, cuando en campaña fue la médula de la oferta electoral. Sobre la computadora, ha dicho que está en manos del senador Juan Enrique Jurado la entrega de la misma, porque el proyecto de ley estaría durmiendo el sueño de los justos en sus manos. No hay autonomía regional, tampoco computadora a casi mitad de periodo de gestión. Hace poco dijo que entregaría en 21 de septiembre (no dijo de que año) la computadora, aunque funcionarios técnicos dijeron que no sería una computadora como todos conocemos o suponemos, sino un atari.
Lo cierto el que no tiene ningún plan, por eso improvisa todo el tiempo las políticas públicas. Por eso nos e resuelven los problemas. Yacuiba no tiene un derrotero claro, no tienen una visión estratégica de desarrollo, no tiene un norte, el municipio camina a tientas. Todos los días nos inunda con la propaganda oficial que Yacuiba avanza, lo que no nos dicen hacia dónde, porque ni el alcalde no sabe. Pero no se cansan de decirnos que avanzamos, aunque sea a cualquier parte, pero avanzamos. Por eso cuando hay problemas de seguridad ciudadana, convoca a una cumbre para desinflar la gran presión que crecía día que pasaba.
Hay que recordar que se ha desarrollado la cumbre de seguridad ciudadana con mucha rimbombancia mediática, después de un hecho trágico que conmovió a la ciudadanía, incluso provocó marchas de padres de familia exigiendo seguridad ciudadana. En este tipo de cumbres, sobran los discursos cansinos, discusión, análisis, todo tipo de comentarios de especialistas. Se recogen las ponencias y conclusiones de las mesas, se tabula una matriz, nuevamente los discursos de cierre todo con transmisión en vivo por radio y tv, espacio amplios en el diario local, y el brindis. Termina el evento, y las conclusiones quedan en papel mojado. Se vuelve a hablar del mismo tema, cuando se presenta otro hecho conmovedor como algún acribillado en una calle céntrica y en el día, o alguna violación seguida de asesinato a una niña.
Se han hechos cumbres para todos los gustos; sobre el agua, sobre las carreteras, sobre el desarrollo productivo, sobre el desarrollo, sobre el rio Pilcomayo, sobre los indígenas, sobre el parque aguaragüe, pero todo queda en buenas intenciones rubricadas con sonrisas amplias y abrazos efusivos con intercambios de carpetas, vehementes discursos transmitidos en vivo por los medios. Todo armado para el show mediático. De ahí, hasta la próxima cumbre. Antes se llamaban mesas de concertación, con mucho ruido mediático, pero nada más. Después diálogo, ahora cumbres, pero es lo mismo. Queda en lo mismo, el resultado desgraciadamente es el mismo.
La verdad que tengo muchas dudas que los más de 65 mandatos de la cumbre de salud que acaba de concluir, se vayan a cumplir mínimamente, porque para ello se requiere de capacidad de gestión. Y lo que ha demostrado fehacientemente esta administración municipal, es incapacidad justamente en la gestión pública. No pasa una semana que algún sector social toma violentamente el inmueble de la alcaldía de Yacuiba, bloquean las calles adyacentes, últimamente el Despacho del alcalde, con el fin de obligar el cumplimiento de un compromiso sobrepasado abundantemente en tiempo. Si no son los indígenas, son los universitarios, los campesinos, alguna OTB, los padres de familias de una unidad educativa, los sin techo, los sin tierras, alguna comunidad campesina, los trasportista y choferes, o los comerciantes. Este tipo de hecho demuestra la enorme ineficiencia de la burocracia municipal en la gestión pública, falta de gobierno, ausencia de gestión.
La realización de este tipo de cumbres, demuestra que el acalde nunca tuvo un plan, una agenda seria para resolver el tema de la salud, y otros. Una reconfirmación es que en la cumbre no se ha presentado un documento base primario de discusión. Todo fue desde cero, desde la metafísica espontaneidad. Lluvia de ideas, demanda y soluciones que los mismos participantes debían sugerir, y después encargar a las autoridades para su ejecución. Lo que si no faltaron, son los funcionarios estratégicamente esparcidos en todas las mesas para hacer de activistas políticos encargados de cuidar celosamente la imagen de alcalde, la misión que tenia era neutralizar cualquier voz crítica a la gestión municipal, buscaron infructuosamente que la autoridad no salga muy golpeado del evento. Pero este tipo de dique de contención no pudo evitar las duras críticas a la ineficiencia, e incompetencia municipal.
A ver. Es como si se le preguntara a un enfermo si quiere ser sano. Es obvio que el paciente dirá; quiero recuperar mi salud. El problema el cómo. Yo creo que es responsabilidad de la autoridad competente y su burocracia a la que se le paga un jugoso salario para eso. Eso se resuelve con gestión instrumentando la ley. Los gobernantes deben gobernar, para eso están, para eso se hicieron elegir, para gobernar, para resolver los problemas colectivos haciendo uso de la gestión.
¿Cuál es el problema de la salud en Yacuiba? Una perogrullada. Hace falta infraestructura, equipamiento, ítems (para enfermeras, médicos especialistas, administrativos), insumos, farmacia, etc. Sencillo. Pero aquí, hay una pelea a muerte por el control, quien manda, no en resolver los problemas. Constantemente el alcalde se queja porque no todos le obedecen. El quiere que todo el sistema de salud le obedezca. Insistentemente ha dicho que el sistema de salud tiene cuatro cabezas. El problema principal para nuestras autoridades municipal, es el mando, no la concertación institucional para ofrecer un servicio más eficiente a los pacientes. Buscan mandar, antes que gobernar, que gestionar. Quieren concentrar el poder. Ese es el problema de los caudillos, consumen todas sus energías en acumular la mayor cantidad de poder, antes que responder las demandas del pueblo
Estos temas transversales como la salud, carreteras, agua, energía eléctrica, desarrollo productivo, educación, empleo, deberían ser abordados con más seriedad y responsabilidad, con más visión y planificación. Son temas irresueltos que deben ser administradas por las principales autoridades regionales de manera concertada/consensuada. Supuestamente para eso está la Asamblea Regional, la ley le da ese mandato articulador y concurrente dela institucionalidad publica, pero la inutilidad, inhabilidad e ineficiencia de nuestros “ilustres y brillantes” asambleístas ha hecho que no se haya avanzado un milímetro sobre el tema. La principal tarea que le da la ley a la Asamblea Regional es la elaboración del PDR (Plan de Desarrollo Regional), después de dos años no hicieron ni la tapa de dicho documento. La Asamblea Regional tiene 67 funcionarios con jugosos salarios, los más altos de la región, tres amplias oficinas en cada municipio, cada asambleístas tiene un vehículo con chofer las 24 horas, asesores, técnicos, coordinadores técnicos, personal de apoyo, secretarias, y un presupuesto acumulado de 20 millones de bolivianos. Resultados, cero. Así estamos.
Finalmente, este tipo de cumbres demuestra la inutilidad del Concejo Municipal. Es en el concejo donde está representada la sociedad yacuibeña, y son nuestros concejales los que deberían generar debates y deliberación sobre la problemática y consensuar soluciones al problema. Para eso se le paga. Pero, para desgracia de Yacuiba, existe un Concejo absolutamente inútil, incompetente, inepto, domesticado y sin idoneidad. A los concejales se los ve preocupados y distraídos en las cuotas de poder (pegas) acomodando a parientes y militantes en el ejecutivo, viajando con jugosos viáticos al exterior a seminarios que no guardan relación con el cargo e investidura, o con largas licencias porque “supuestamente” están enfermos/as. En la última elección de la directiva, salieron varios trapitos al sol muy sucios y hediondos sobre hechos de corrupción. Pero pasada votación, nadie quiere hablar de las serias denuncias reveladas mediáticamente con mucho ruido. Cosas de la política.
Esta cumbre ha sido un bodorrio, y nada más. Una de las muchas sonoras cumbres. Ya verán. (Yacuiba 16/06/12).

ESTEBAN FARFÁN ROMERO, es periodista, analista político y docente.
Twitter: @EstebanFarfanR
Copyright © 2012, Visualiza Comunicación

No hay comentarios: