sábado, 19 de octubre de 2013

El Rambo boliviano

El Rambo boliviano

ZOPILOTE: Jorge Arias Soto (PAN), se ganó otro punto muy valioso para calificar al político más chupamedia, rastrero y zalamero rancio de Yacuiba.
El presidente del Concejo Municipal de Yacuiba Jorge Arias Soto (PAN), se ganó otro punto muy valioso para calificar al político más chupamedia, rastrero y zalamero rancio de Yacuiba. Arias es un político mediocre y despreciable pero muy hábil para mantenerse en espacios de poder de decisión ‘alquilándose’ de la forma más vil y ruin para lograr su objetivo.  Arias es uno de los políticos más superficiales, no resiste el menor debate sobre política, no conoce las palabras “ética política”.
Una meretriz se alquila porque necesita dinero rápido para sobrevivir, pero Arias se alquila porque es mediocre y no hacer otra cosa. No puede volar solo, así que necesita ponerse a disposición de cualquier parroquiano con perspectivas que requiera de sus servicios de trabajo sucio. Arias posee bajo la mesa varios discursos de acuerdo al requerimiento del cliente. Los usa sin ponerse colorado dependiendo de los momentos y necesidades.
Jorge Arias es competencia directa de Carlitos Brú, que también no tiene problemas de rifar su dignidad con tal de mantener sus privilegios personales. Brú es otro político mediocre que fácilmente puede cambiar su ‘convicciones’ a cambio de poder. No tiene problemas de hacer el ridículo poniéndose el chulo y el poncho rojo de Achacachi, comer apthapi andino, obligar a los funcionarios a marchar para defender al amo político, reír chistes sin sentido del jefazo,
Recuerdo que en una ocasión despachó una colección de poderosos y pesados adjetivos descalificativos contra el grosero Roberto Ruiz Bass Werner, y al poco tiempo se deshacía en piropos amorosos y frases galantera a favor del entonces senador de Podemos. Arias se arrienda como prostituta barata. Arias no conoce códigos, tampoco tiene una escala de valores humanos y sociales por lo que no tiene limites en su actuación.
Hace poco (abril 2013) salió a los medios a despotricar duro contra el presidente Evo Morales y cuando estuvo en Yacuiba entregando (para la foto) las cuestionadas y carísimas computadoras chinas a los niños, se deshizo en alabanzas, flores y piropos ante el presidente porque lo tenia al frente.
Arias es conocido por ser un político muy cobarde. Cuando el personaje elegido no está al frente suyo, se hace el machito, el valiente, pero cuando lo tiene al frente, como el perro ch’api ante el doberman, se echa al piso patas arriba pelándoles los dientes y buscando lamer las patas.
Ayer viernes estuvo en Yacuiba el mediático e histriónico viceministro Jorge Pérez y Jorge Arias no perdió la oportunidad para hacer el ridículo nuevamente con sus requiebres lisonjeros humillantes y degradantes. Sin pestañear le salió un calificativo exagerado que incomodó de sobremanera al viceministro que gusta de este tipo de alabanzas, pero que en esta ocasión ya era ridículo. Le dijo prontamente y sin pensar “usted es el Rambo boliviano”.
A Jorge Arias se le caían las babas a chorro, sus ojos se dilataban más cada segundo mientras le clavaba la miraba en el bello rostro del Vice. Arias se retorcía de éxtasis, su cuerpo se enroscaba mientras pronunciaba sensualmente el nombre de Jorge Pérez. El presidente del Concejo  logró el mayor arrobamiento cuando lo bautizó como el Rambo boliviano a Pérez, despedía a vapor por doquier oxitocinas. Cada vez que miraba al viceministro, los músculos de Arias se tensionaban más, el ritmo de su corazón y su respiración se disparaban, por ahí un suspiro contenido encontraba un resquicio para prorrumpir. Los espasmos musculares incontrolables era imposible disimular.
Arias con esa actitud logró incomodar al viceministro, porque rápidamente mandaron a quitarle el micrófono, porque el ridículo era vergonzoso y perturbador. Apresuradamente le dijeron que corte, y le quitaron el micrófono al presidente del Concejo para que no siga haciendo de bufón.
Para desgracia nuestra, Yacuiba se ha convertido la fabrica eficiente de políticos lambiscones, rastreros, bufones, cortesanos que se arrastran por el poder perdiendo la escasa dignidad que les sobraba.

ESTEBAN FARFÁN ROMERO, es periodista, analista político y docente.
Twitter: @EstebanFarfanR
Copyright © 2013, Quebracho Imagen Srl.



No hay comentarios: