domingo, 1 de marzo de 2015

¿Carlitos Brú y Wilman Cardozo?

El dedo en la llaga | ESTEBAN FARFÁN ROMERO

¿Carlitos Brú y Wilman Cardozo?

Brú y Cardozo son la personificación y encarnación perfecta  del célebre Joseph Fouché, Duque de Otranto de la Revolución Francesa. Tránsfuga profesional, traidor nato, miserable, embustero, intrigante, demagogo, inmoral, aventurero, patrañero, insidioso, mezquino, felón, resentido, impío,  son las conductas de Fouché francés y de nuestros fouchés. Como calcados.
ANTES SOCIOS, AHORA ENFRENTADOS POR EL BOTIN: Carlitos Bru y Wilman Cardozo en veredas diferentes, cuando hace poco compartían palco.
Por: Esteban Farfán Romero* | viernes, 27/02/2015
“Desde la aparición del Estado constitucional y más completamente desde la instauración de la democracia, el demagogo es la figura típica del jefe político en Occidente” Max Weber
"Ni los ineducados y apartados de la verdad son jamás aptos para gobernar" Platón, La República, libro VII.
De manera sorpresiva, ayer y hoy, el candidato del MAS y exalcalde Carlitos Brú salió despavorido y alborotados por varios medios de comunicación locales en el que ocupó importante espacios de más de una hora, en horario estelar para disparar munición pesada contra varios.
Brú ha mantenido un equilibrio emocional razonable en estos días de campaña, sin perder las formas, atacando de forma indirecta a su nuevo rival político Wilman Cardozo. Ayer y hoy dio un  giro copérnico, ha sorprendido con su actitud poco usual. ¿Qué pasó?
El jueves, al final de la mañana ha recibido el informe de una encuesta que mandó hacer a un medio local, en el que se establece que su situación política está en rojo, prácticamente está en decadencia, en caída libre, y día que pasa la alcaldía se le va de las manos. Esta mala noticia, ha desatado la ira, desesperación y agobio del candidato adulado de Evo.
Salió a los medios perdiendo las formas, disparando por doquier, abriéndose frentes de manera innecesaria, una acción suicida incomprensible, impulsada por las hormonas. La estrategia, hacerse la victima para despertar compasión, lástima.
Carlitos Brú ha acusado al candidato a asambleísta departamental por UD-A Wilman Cardozo, de orquestar una guerra sucia en su contra y que involucra a su familia. En ese uso/abuso hiperbólico del lenguaje temerario, me ha incluido injustamente. Yo no soy candidato, y me forzó a ingresar en el ruedo de su juego sucio.
Brú ha prendido el ventilador, pues ha revelado y desnudado las miserias e iniquidades que existían en las relaciones por el poder con Wilman Cardozo hasta el año pasado. Ha acusado a Cardozo de chantajista, matón, de acomodar a toda su familia en puestos claves, “dinero prestado”, de que inventaba las mentiras para hacer daño. Dijo que era el Paul Joseph Goebbels (ministro de propaganda de Hitler) que dijo una vez: “Más vale una mentira que no pueda ser desmentida, que una verdad inverosímil.” Algo como ensucia, que algo queda.
Cardozo no se quedó de brazos cruzados, sacó  del ropero la Kaláshnikova y disparó como Rambo en campo enemigo vietnamita. Acusó a Brú de matón, de enriquecerse con los recursos públicos, de hacer cualquier cosa con tal de tener/retener el poder, de indolente, de haberse entregado al MAS por hechos de corrupción, y así sucesivamente.
Ambos, en largas intervenciones apasionadas en medios locales, sacaron sus trapitos mugrientos y hediondo  al sol, prácticamente abrieron las cañerías de sus cloacas. Exhibieron sus vilezas, bajezas, vicios e iniquidades mientras el pueblo de Yacuiba entero escuchaba boquiabierto y aturdido el intercambio de estiércol entre estos dos viejos políticos.
Cardozo no solo fue aliado político de Brú, sino el más rabioso defensor y protector/guardian del excalcalde. Cuando alguien atacaba a Brú, Cardozo era el primero en salir al frente presuroso y disparar duro a matar. Cardozo insultaba, descalificaba, humillaba, ultrajaba, injuriaba a gusto y sabor a los que se atrevían a cuestionar a Brú. Cardozo, junto a Arias durante 8 (de los 9 de acalde) protegieron de manera efectiva políticamente a Brú. Cardozo fue el que llevó a Brú al MAS, porque él tenia los contactos primero. Después Brú agarró vuelo propio. Cardozo fue el que hizo el trabajo sucio para que el MAS penetre el Chaco primero y después Tarija. Cardozo fue el que todos los días sin descanso perforaba sin cesar el ya debilitado liderazgo político de Mario Cossío con el objetivo de hacerlo caer para después hacer la entrega del Departamento de Tarija a Evo Morales.
Así como Salomé (princesa idumea, hija de Herodes Filipo I y Herodías) le pidió a Herodes Antipas la cabeza de Juan el Bautista, de la misma forma Evo Morales le pidió la cabeza de Cossío a cambio de poder a la élite local. Ahí actuaron juntos y revueltos Wilman Cardozo, Carlos Brú, Jorge Arias, José Luis García, José Amás y otros alfiles menores siguiendo un guión bajado desde Palacio de Gobierno. Hicieron caer a Cossío, y se repartieron el botín, pero por poco tiempo, porque después el MAS les hizo desfilar por la guillotina, y nuestros bravucones líderes demostraron ser tigres de papel, porque les faltó patitas y agilidad para disparar a esconderse temblando debajo de la cama.
Brú y Cardozo representan la vieja política que se resiste a morir. Hay que recordar que ambos provienen de los partidos tradicionales neoliberales del MNR y MIR respectivamente. Tuvieron la capacidad de reciclarse hábilmente gracias a la buena cintura política que tienen. Se han reinventado varias veces usando todo tipo de tetras con el fin de retener el poder.
Brú y Cardozo son la personificación y encarnación perfecta  del célebre Joseph Fouché, Duque de Otranto de la Revolución Francesa. Tránsfuga profesional, traidor nato, miserable, embustero, intrigante, demagogo, inmoral, aventurero, patrañero, insidioso, mezquino, felón, resentido, impío,  son las conductas de Fouché francés y de nuestros fouchés. Como calcados.
Brú y Cardozo representan palmariamente a lo que Polibio, luego el discípulo de Bobbio, M. Bovero ha denominado a la degeneración de la democracia como la kakistocracia (gobierno de los peores, mediocres). La kakistocracia es resultado de la oclocracia (JL García Venturini). Brú y Cardozo no son políticos en el sentido literal de la palabra, son aventureros, son populistas que han hecho de la política un modo de vida. M. Weber dice que hay dos tipos de políticos, los que viven de la política y los que viven para la política. Estos viven de la política, pues no tienen convicciones ideológicas, no tienen doctrina, no tienten sedimentos principistas. Son como alpargatas nuevas, a cualquier pie le hacen.
Ambos representan a la vieja política que no quiere morir. Ambos representan a grupos de poder, a grupo de intereses como dice G. Mosca. Ambos son cabezas de grupos de poder ávidos de poder , como leones hambrientos ante el olor de la carne. No tienen ningún interés en el progreso y desarrollo de Yacuiba, sino el de sus bolsillos. Lo que les importa es la caja llena de dinero que ofrecen las instituciones públicas para convertirse en millonarios de la noche a la mañana. Ambos representan las vieja forma de hacer política, como lo ha revelado tan gráficamente Carlitos Brú. La mentira, el embuste, el engaño.
Según me comenta su entorno intimo, lo que ha encolerizado a Brú ha sido una frase de Mujica que publique en mi muro de Facebook; “A los que les gusta mucho la plata hay que correrlos de la política.”
El candidato del MAS Carlos Brú en Radio ABC, FIDES, LASSER, Canal 5, ha afirmado de manera reiterada que yo seria supuestamente el autor de algunas infamias en contra de su familia. Cuando habló en Radio Fides, yo llamé para defenderme, pero los locutores descolgaron el teléfono y no me permitieron hacer uso de mi derecho a réplica por la alusión pérfida.
Sobre el dicha falacia embustera y desproporciona propalada por el desesperado y abatido candidato del MAS que golpea como ciego a una piñata, deseo hacer la siguiente puntualización.
Como profesional, desde la universidad, en este aspecto comunicacional, he adoptado la posición filosófica estructuralista que tienen punto de origen en las ideas del lingüista suizo Ferdinand de Saussure, que establece que una sociedad debe autorregularse en sus relaciones sociales. A diferencia de funcionalismo que nació de las ideas del sociólogo Émile Durkheim que considera que una sociedad debe ser libre en la definición epistemológica de Berlín de libertad negativa.
Tengo valores éticos y religiosos vitales asociadas al respeto de la dignidad de las personas por lo que creo firmemente que se debe respetar la vida privada de todas las personas, mucho mas de las personalidades publicas. Tengo la posición que de la puerta adentro del dormitorio de cualquier persona es responsabilidad e incumbencia privativa de la persona y su entorno inmediato, no así del público. No soy partidario de culto a la morbosidad porque afecta la esencia del ser humano; la dignidad.
Los hijos no son responsables que los padres sean corruptos, viles, malignos, pérfidos, perversos. Los hijos no pueden, ni deben cargar las conductas y culpas de los padres. Nunca he involucrado a personas inocentes o que no tienen relación con las diferencias políticas.
Brú nunca fue mi amigo, lo conocí hace años en Villamontes cuando era candidato a diputado por el MNR, pues asesoraba a Rubén Vaca y fue él quien me presentó, Nunca tuve una conversación con él, ni personal, ni por teléfono. Nunca tuve interés que sea mi amigo, porque considero que es simple, ignoto, e ignaros, y con un incontrolable e indisimulable amor al dinero. No me interesa tener como amigos a zotes. Nunca me hizo daño, no me emotiva nada personal. Lo que existen, son diferencias políticas. No estoy de acuerdo con la forma cómo administró los recursos públicos, y durante estos nueve años las he manifestado abiertamente por diversos medios.
Es mas, tengo excelentes relaciones con familiares de primer grado. Respeto mucho a toda su familia. Brú al intentar victimizarse, cae en el ridículo y lo grotesco.
Lo emplazo a denunciarme ante al Fiscalía si es que tiene las pruebas que dice poseer, de lo contrario lo haré yo. (Yacuiba 27/02/15).

*ESTEBAN FARFÁN ROMERO, es periodista, analista político y docente.
Twitter: @EstebanFarfanR

Copyright © 2015, Quebracho Imagen Srl. Distribuido por Quebracho Imagen

No hay comentarios: