lunes, 27 de abril de 2015

Unas cuantas palabras (necesarias) para Ruddy Pantaleón

Unas cuantas palabras (necesarias) para Ruddy Pantaleón

Esteban Farfán Romero
Hoy domingo, me ha sorprendido la conducta/actitud de Ruddy Pantaleón, que en tiempo de campaña ha mantenido mesura en sus expresiones, hasta la última semana, que desesperado desparramó barro sucio por todo lado, como pendenciero de barriobajero buscando pelea. La frustración de Pantaleón es que nadie se molestó en responderle y prestarle atención, lo que aumentó aun más su desengaño.
Era comentario en los pasillos que Pantaleón era filomasistas desde que asumió el Comité Cívico, aunque él siempre públicamente negó esa realidad. Muchas de sus actitudes genuflexas contradecían lo que siempre afirmaba y reafirmaba negando su relación con el MAS.
Pantaleón se ha presentado como candidato de la oposición en la campaña. En varias ocasiones ha coincidido con la  oposición en cuestionar las acciones arbitrarias y abusivas. Muchas de las personas que han votado por Ruddy pertenecen a la oposición, votaron pensando que Pantaleón era de la oposición como aseveraba de manera recurrente. Mucha de esa gente, ahora va a votar con seguridad por Adtian Oliva.
El problema de fondo es que se escenifica poses políticas con el único fin perverso y pragmático de conseguir votos para perjudicar a la otra opción. Eso, me parece inadmisible, muy especialmente en aquellos que dicen que son nuevos en la política.
Candidatos de oposición han afirmado directamente e indirectamente, que la candidatura de Pantaleón estaba patrocinada e impulsada por el MAS  con el único fin de perjudicar a la oposición dispersando el voto
Pantaleón nunca dijo que es proMAS, mas bien siempre ha negado, en algunas ocasiones ha mostrado molestia ante insistencias con preguntas de esta naturaleza de periodistas. Esa actitud filipilla no es de  hombre es de bien. Eso es lo que pienso.
No está mal que Pantaleón sea simpatizante del MAS o de Evo Morales (que es lo mismo), lo que creo que está mal es que engañe a la población, mostrando una cara que no tiene. ¿Qué problema había que diga de frente en campana que era candidato promasistas? Ninguno. Pero Pantaleón siempre negó esas posibilidad.
Pantaleón hoy dijo que soy un periodista parcializado, y dio algunas pautas deontológicas que deben seguir los periodistas.
Es muy evidente las limitaciones de Pantaleón relacionado al trabajo de los periodistas, por lo que su desconocimiento del papel que juegan los periodista hace que cometa errores inadmisibles para personas que se dedican a acciones políticas. Toda persona que se ocupe (o pretenda hacerlo) de los asuntos públicos, tiene la obligación de conocer lo que hacen los periodistas, porque la relación obligada entre periodistas y políticos es permanente. Es muy lamentable que un ‘profesional’ como Pantaleón desconozca elemento primarios de esta profesión.
No hay ningún periodista en el mundo que sea imparcial. La imparcialidad, veracidad y objetividad fue ampliamente discutida en los años 70, llegándose a la conclusión que no existe periodismo objetivo, e imparcial y veraz. Que simplemente son anhelos a perseguir pero que objetivamente no existe. Lo que si todo Manual de Redacción y Código de ética gremial establece, es que se debe garantizar la pluralidad, tolerancia, equilibrio y observaciones legales.
Este tipo de afirmaciones esconden el propósito de obligar a que los periodistas se conviertan en simples correas de transmisión de lo que dicen los políticos, anulando su capacidad de pensar, razonar, analizar y comentar la realidad política por parte de los periodistas.
Lo que quieren los políticos es que los periodistas no expresen lo que piensan, sienten y creen, por eso intentan de manera velada y sutil, ponerle un bozal a los periodistas presionando a través de este tipo de declaraciones que los periodistas no deben pensar , por lo tanto opinar.
Hay dos grandes géneros periodísticas que son claramente diferenciados por los periodistas; el informativo y el de opinión. El informativo tiene un protocolo que rigurosamente deben seguir los periodistas en la recolección, redacción y edición de las notas de prensa observadas en protocolos establecidos, como las noticias, reportajes, crónicas, etc. El de opinión es libre, expresados en la editorial, columnas, análisis, cartas, etc. tiene una estructuración libre a mano de cualquier persona.
La historia está lleno de periodistas que se atrevieron a pensar mas allá de su oficio, y en muchos casos se atrevieron a desafiar al poder. Muchos pasaron a la historia con obras seminales, otros dieron su vida en su intento de traspasar las fronteras del oficio.
Seria comprensible si Pantaleón seria una persona común y corriente, pero es un profesional y ahora dedicado a la política que tiene la obligación de conocer estos detalles. Si es que desconoce, no debería opinar sobre el tema.
Parece que es  cierto lo que se comenta con insistencia, pues se dice que de La Paz un ‘capacitador’ reúne a un grupo de voceros y los entrena impartiendo técnicas aplastantes disuasivas de trato al opositor para doblegarlo con garrotazos verbales dados sin cesar. Hay un manual para este tipo de operaciones sicológicas que usan los manuales, en tiempos de guerra, y que algunos políticos inescrupulosos lo usan.
Yo no entiendo a qué se debe la virulencia y mordacidad de Pantaleón porque nunca lo he insultado, lo único que hice fue expresar mi opinión sobre algunas de sus conductas públicas.
Pantaleón salió hoy con toda ferocidad como el perro rabioso que está amarrado mucho tiempo, decidido con los ojos cerrados a despedazar (lo del perro es una metáfora porsiacaso). De pronto Pantaleón se ha transformado en carnívoro que toma su presa y descuartiza como león hambriento. Y Pantaleón noes así (grosero, atrevido, abusivo, procaz), pero mostró una faceta de su personalidad desconocida, hasta hoy. Lo mismo pasa con José Quecaña, que hasta hace poco tenia actitudes sencillas, pero de pronto es agresivo, provocador y lenguaraz. José era un chico humilde y sencillo, pero hoy dispara como Rambo en campo abierto en Vietnam.
No tengo responsabilidad de que los periodistas me presenten como analista, aunque lo que hago es analizar la situación expresando lo que pienso. El que digan que soy analistas no me eleva, ni me desciende. Hago lo que cualquier ciudadano puede hacer.
Son celos? Los periodistas me llaman para expresar mi opinión y lo que hago es hacer uso de mi derecho como lo puede hacer cualquier boliviano, expresar mi opinión
¿Me quiere obligar a que diga lo que él quiere? Le quiero decir de manera clara a Pantaleón que desde que tengo 18 años, he aprendido a pensar sólo, y hacerme cargo de lo que digo y hago. No tengo tutela de ninguna naturaleza. Mis principios políticos los he adoptado desde la universidad y hasta la fecha no los he cambiado a pesar de los cambios políticos en el país. Si Pantaleón revisa mi blogs encontrará que hay una línea política discursiva única desde que ese blogs fue inaugurado.
Hago uso de mi derecho de opinión, y ese derecho nadie me lo puede conceder. Este tipo de situación debería ser conocido por Pantaleón, porque es abogado. En la universidad, en los primeros semestres de Derecho se enseña sobre el catálogo de los derechos de primera, segunda, tercera y ahora cuarta generación. El derecho a la libertad de expresión está entre los de primera generación. Pantaleón debería volver a leer los primeros libros de los primeros semestres, en el que se subraya la importancia de estos derechos reconocidos, no concedidos, porque son anteriores al Estado.
Yo le pido a Pantaleón que use las ideas, no el insulto, la diatriba, la bravata para aparecer en los medios. Es necesario el debate, pero de ideas. He pedido escenarios de debate de ideas, de posiciones. Si se habilitan estos escenarios, estoy a disposición, pero no voy a caer en los insultos y provocaciones, porque no requiero de esos mecanismo, pues poseo muchísimos argumentos para sostener lo que pienso. Ese tipo de recursos son innecesarios para mi.

Que tengas un buen día Ruddy.

No hay comentarios: