lunes, 29 de junio de 2015

Prostitutos del Micrófono

El dedo en la llaga | ESTEBAN FARFÁN ROMERO

Prostitutos del Micrófono

Un medio (Radio) que está ubicado en una céntrica avenida de Yacuiba en diez meses (tiempo que duró la pre campaña y campaña electoral del MAS), ha facturado al Municipio de Yacuiba la suma de Bs. 179.000, y el otro que tiene el mismo formato sensacionalista de radiococina y está ubicado cerca, Bs. 166.000. Un Diario monista y vacuo que se limita a republicar sin editar las notas que salen de las oficinas de las instituciones públicas, la fabulosa suma de casi Un Millón de Bolivianos. (Bs. 923.780). Ahí la explicación del Diario que sólo contenía notas zalameras y algunas tapas rocambolescas.

“Un periodista corrupto deja de ser periodista”.
Gustavo Gorriti, periodista columnista de El País
Por: Esteban Farfán Romero* | Domingo, 28/06/2015
ENJUNDIOSOS CONTRATOS: El municipio de Yacuiba ha financiado la planilla salarial de los empleados de algunos medios a cambios de publicidad comprando el silencio de los radialistas y medios.
En el fragor de la campaña de las elecciones generales (2014) y de las elecciones subnacionales (2015), tres conocidos medios de comunicación (2 Radios y 1 Diario) de Yacuiba, se han convertido en verdaderas usinas de bulos, y comandos desembozados de feroces y despiadados ataques contra los que no respaldaban a los candidatos del MAS (y aliados, seudoopositores). Han desatado una guerra sin cuartel convirtiéndose en punta de lanza de estos caciques pretorianos.
Todos sospechábamos que por debajo de la mesa había algún tipo de oscura y dudosa transacción porque era muy evidente la actitud de los locutores ofidios en disparar a todo blanco opositor con los ojos cerrados sin parar a mansalva.
El excandidato del MAS Carlitos Brú, gozaba de espacios privilegiados sin limite de tiempo, sin preguntas incómodas, sin temas puntillosos, con un libreto pactado que el locutor seguía textualmente y con salida al aire de personas entrenadas para repetir un guión de apoyo electoral al exalcalde. Todo parecía espontáneo, pero era muy perfecto para que sea verdad. El montaje fue muy bueno, pero subestimaron la inteligencia de la población yacuibeña. Todos los sábados y domingo, el único ‘invitado’ monopólico de la hora estelar, era el exalcalde Brú. Pasaron las elecciones, y volvieron a la programación normal de música variada.
Exactamente la misma operación se ha producido en las dos campañas. En la primeras les fue muy mal porque el candidato a diputado era impresentable, y estaba muy hediondo. Toda la lavandina que usaron estos locutores propagandistas, no ha servido para limpiar la cara sucia del exasambleísta. La oposición ha sido despiadadamente atacada por estos dos medios de comunicación, que disponían de un pelotón de noteros que acompañaban en el fusilamiento.
JUGOSOS CONTRATOS A CAMBIO DE HACER DE CAJA DE RESONANCIA
Un medio (Radio) que está ubicado en una céntrica avenida de Yacuiba, en diez meses (tiempo que duró la pre campaña y campaña electoral del MAS), ha facturado al Municipio de Yacuiba la suma de Bs. 179.000, y el otro que tiene el mismo formato sensacionalista de radiococina y está ubicado cerca, Bs. 166.000. Un Diario monista y vacuo que se limita a republicar sin editar las notas que salen de las oficinas de las instituciones públicas, la fabulosa suma de casi Un Millón de Bolivianos. (Bs. 923.780), 100.000 cada mes. Ahí la explicación del Diario que sólo contenía notas zalameras y algunas tapas rocambolescas. Portadas dignas de archivos para enseñar a los alumnos lo que nunca un periodista debe hacer, lo que no es periodismo. Tengo guardadas muchísimas tapas, dignas de colección. Estamos hablando solo de 10 meses y de una Institución pública, cuando en el Chaco y Tarija hay casi 10.
Eso no se puede llamar periodismo, es seudoperiodismo, es falso. Lo que hacen, no se ajusta a las básicas normas del periodismo verdadero. Hay que separar el trigo de la paja. Hay una frase que me gusta mucho de George Orwell "Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas". Los que son preconizadores del poder no son periodistas, son mercaderes, comerciantes, son propagandistas del poder, son los cínicos, según el Gran Kapu. Hay que correrlos para que no sigan pudriendo a las demás manzanas.
Estamos investigando y vamos encontrando otros pagos a estos mismos medios de manera muy sospechosa por transmisiones especiales inexistentes, provisión de bienes y servicios con sobreprecio, etc. Esto es solo la punta del ovillo. Hay canales de TV que el Municipio paga a sus camarógrafos, a sus noteros, a sus periodistas. Eso no es correcto. Todos los trabajadores de la prensa lo saben, todos callan. Hay programas fantasmas, pero que cobran jugosos cheques. El Ministerio de Trabajo tan oficioso con las petroleras, debería intervenir. No tienen beneficios sociales, ni contratos porque el Municipio es el que paga sus servicios.
Ambos medios rojos apelan al fácil y cómodo formato del sensacionalismo para retener el pico de rating. Se esfuerzan por publicar escándalos. No poseen ningún tipo de escrúpulos al momento de hacer radio, van de frente como una topadora D12 llevándose todo por delante a cambio del dinero fácil y rápido. Así como los políticos corruptos, rápidamente cambiaron sus vidas enfangadas en la miseria económica, gracias al negociado de la información. Son cacasenos del periodismo, pero muy hábiles para los negocios turbios, por eso poseen riqueza mal habida que no resiste una simple investigación de fortunas.
Cuando hacen Radio, todos los días enfatizan de manera recurrente que son independientes y que no responden a bajadas de línea, no se puede con la conciencia, porque los traiciona.
El problema no es que las instituciones públicas les paguen bien, el problema es que el Municipio ha costeado como publicidad no sólo al medio, sino a todos los reporteros del medio de marras, a las esposas de los reporteros, a una enamorada de uno de ellos, a las hijas de un locutor,  incluyendo a una que estudia en Tarija, y que no vive desde hace años en Yacuiba, y nunca hizo Radio. Si uno revisa la parrilla de la pauta, no alcanza las horas de transmisión para pasar las cuñas, o las planas del Diario. No hay manera de justificar. Fernando Vidal a su estilo, viene denunciando este tipo de irregularidades desde hace mucho tiempo atrás, manifestando que hasta el perro de la Radio tiene contrato para que haga de perro. La reacción de los afectados fue feroz. Se cansaron de insultar a Vidal.
NO DEBEMOS PISARNOS LA MANGUERA
Algunos afectados, al tener conocimiento que poseo esta documentación me llamaron para suplicarme que no publique, y menos que comente este tipo de hechos con la lógica ‘que entre bomberos no debemos pisarnos la manguera’. Les dije que si se trataba de contratos con la Coca Cola, la Paceña o Soboce, no me importaría porque son recursos privados. Pero en este caso son recursos que salen de la caja pública (que pertenece a todos) a la que todos aportamos y es de todos los yacuibeños. Les dije que cada uno facture lo que mejor le parezca, pero que nadie debe usar los recursos públicos para pagar jugosos contratos a sus empleados, a la esposas, a la hijas, hasta a la enamorada. No sólo es inmoral, antiético, indigno, sino un delito que debe castigarse ejemplarmente.
URGENTE: HAY QUE LIMPIAR LA CASA
Ha llegado el momento de limpiar la casa desde dentro sacando la basura debajo de la alfombra, es momento de hacer una reflexión profunda de nuestro trabajo y naturaleza como periodistas, es momento de poner en la mesa del debate el verdadero rol del periodista. Hay que deshacerse de aquellos que hacen negocio/negociado con la información y que trafican con ella en beneficio personal estafando a su audiencia, y a la sociedad. Hay que sancionar moralmente a estos políticos inescrupulosos que echan mano de este tipo de radialistas furcias, que acceden fácilmente a sus caprichos por dinero. Por culpa de este tipo de especies, cada día estamos cayendo en picada en cuanto a credibilidad y confianza de la población.
PERIODISTAS HAMBRIENTOS Y CODICIOSOS
En una charla privada, un vetusto y rancio político de Yacuiba (concejal en ese momento) dijo sin darse cuenta que me encontraba en la mesa, que los periodista son tan hambrientos y codiciosos que si le tiras al aire una fotocopia de 100 Dólares, todos se lanzan voraces tras el papel como perros hambrientos por un pedazo de carne. Me dolió mucho, y le dije que estaba escuchando y anotando. Trató de suavizar la metida de pata con bromas y chances.
Si uno revisa el  recorrido de vida de esto mercaderes de la información, fácilmente se evidencia que no tienen escrúpulos porque nunca fueron formados como periodistas,  y no estoy hablando sólo en términos académicos, ni siquiera un cursillo de periodismo. Hay señores periodistas que no pasaron por la universidad académica pero si por la universidad de la vida, la praxis y aprendieron sobre la marcha. Periodistas que leen mucho, que se preocupan por mejorar cada día y son muy respetados y admirados. Son honorables, son éticos, con dignidad, aman su profesión, la cuidan, la respetan, la defienden con hechos de buenas personas.
Este tipo de alimañas con micrófonos que están en medio nuestro, no tienen ninguna capacidad para ejercer el periodismo verdadero, porque saltaron de ser disc jóquey en una discoteca a hacer periodismo falso porque se compraron o alquilaron una radio con el financiamiento y respaldo económico de políticos corruptos. Otros saltaron de bufones de cumpleaños infantiles a ser lideres de opinión pública. Asidos de un micrófono, nos intimidan, amedrentan, insultan, propalan bravatas en beneficio del corrupto que los contrató. Mentecatos serviles, mediocres mercantilistas, avaros que buscan cualquier actividad que les reporte jugosas ganancias rápidas y sin mucho esfuerzo. No pueden haber periodistas que no tengan ortografía y ortología. Estos no saben ni escribir, ni hablar bien. Pero encontraron como cantera al periodismo.
Todo es negocio. Tres líneas de acción se convierten en materia de negociación/negociado. Por un lado el sostener una línea editorial obsecuente y preconizador con el poder, por otro lado el silencio ante hechos de corrupción más evidente, y en la otra punta del triángulo, el ataque feroz a los que se oponen al caudillo que paga el servicio canino del mercader de la información. Es gracias a estos falsos periodistas, que políticos están convencidos que a todos los periodistas les motiva el hambre por el dinero.
La información no es una mercancía,  es un bien público, sobre todo un bien social que no le pertenece al periodista, sino a la sociedad, por lo que se debe administrar con mucha ética, transparencia, equilibrio, pluralidad, prudencia y profesionalidad.
Estos hechos de corrupción  no deben quedar sólo en denuncia pública. El Gobierno Municipal debe radicar la denuncia en el Ministerio Público e impulsar una investigación rigurosa hasta sancionar a los culpables. A nosotros nos interesa más que nadie, que el periodismos en Yacuiba se limpie.
El Municipio tiene la oportunidad de mostrar el cambio, publicando mensualmente la cantidad de medios y programas independientes que contrata,  y los montos que paga a los mismos por la pauta publicitaria pública. Hasta la fecha no ha mostrado señales de cambio, es hora que lo hagan. El alcalde Ramiro Vallejos ha enfatizado que va a transparentar el Municipio, aguardamos que lo haga por el bien de la institución y la política, y nosotros.
Esto no debe quedar en la impunidad, en la anécdota. Hay una frase celebre del decimonónico Jorge Arias (MAS) que reconoce que en política se usa el tapa tapa, que consiste en que “yo te tapo, vos me tapas y ambos nos tapamos” (sic). Muchos me sugirieron aplicar la ley del bombero que consiste en no pisarse la manguera. Al callar lo que sabemos, nos convertimos en miserables cómplices.
DOS TIPOS DE PERIODISTAS
El gran Kapu (Ryszard Kapuscinski) dice que hay dos tipo de periodistas, los que hacen periodismo como profesión y los que lo hacen por ocupación. Los que hacen periodismo porque sienten el fuego de la pasión en el corazón, en el hígado, los que sienten que tienen una misión de estar siempre de lado del débil, de la sociedad, de los intereses colectivos, de la verdad, del bien común; los que sienten que el periodismo es su vida, su apostolado, su pasión, su razón de ser; los periodista de hierro, los que tienen madera, los que van a amar y cuidar como su vida la profesión hasta la última gota de sangre, hasta el último aliento. Los que escriben y hablan exudando pasión y razón por los poros, los que se entregan plenamente todos los días con dignidad porque aman su profesión. Cuando se ama de verdad, se cuida lo que se ama. Y están también los que asumen el periodismo como un oficio, como una mercancía de cambio, como una forma de hacer dinero fácil y rápido extorsionando, entregando como moneda de cambio la ética, la moral, el buen nombre por 40 monedas de plata.
En Yacuiba hay muchos periodistas muy decentes que sudan diariamente su trabajo para ganarse honestamente el pan diario sin lamerle el trasero a ningún político, verdaderos obreros dignos del micrófono. Todos ellos saben lo que pasa, pero no se animan a denunciar porque son conscientes que si lo hacen sufrirán ejemplares y duras represalias del poder. No se sienten con suficiente independencia como para poner el dedo en la llaga por eso prefieren mirar a otro lado.
LO CÍNICOS NO SIRVEN PARA ESTE OFICIO
Ha llegado la hora sacar de casa las manzanas podridas, privarnos de estos malinches que hicieron escarnio al periodismo, que vituperaron la profesión más noble, más digna que existe, que deshonraron la actividad que más pasión ha desatado en la historia, pues mucho dieron su vida en nombre de ella. Citando a nuestro Gabo, “el mejor oficio del mundo”. Después de limpiarla hay que cuidar que no vuelvan a ingresar otros a mancillarla, degradándola de nuevo. De manera urgente, hay que crear mecanismo de autocontrol, de autorregulación, de limpieza, de purga.
Por eso el gran Kapu en su seminal obra dice: “Creo que para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser un buen hombre, o una buena mujer: buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas.” (Ryszard Kapuscinski, Los cínicos no sirven para este oficio, sobre el buen periodismo, Ed. Anagrama, 2002). (Domingo 28/06/15).

*ESTEBAN FARFÁN ROMERO, es periodista, analista político y docente.
Director
Quebracho Imagen SRL.
Comunicación y Gestión Estratégica
Twitter: @EstebanFarfanR
Móvil: (591) 79275759
Copyright © 2015, Quebracho Imagen Srl. Distribuido por Quebracho Imagen

Yacuiba – Gran Chaco – Tarija – BOLIVIA

No hay comentarios: