jueves, 13 de octubre de 2016

Usar el dolor de la madre para hacer política

EL DEDO EN LA LLAGA
Usar el dolor de la madre para hacer política
Por. Esteban Farfán Romero (@EstebanFarfanR)
Yacuiba – Gran Chaco
HACIENDO POLITICA CON EL DOLOR: La evidencia de que se usa el dolor ajeno para hacer política. Se ha montado un gran show mediático para sacar ventaja politica. No había terminado el sainete, se hicieron todo tipo de publicaciones como éstas. Con seguridad que saldrán spot, cuñas, placas gráficas con el fin de exprimirle la mayor ventaja.
Es muy triste, decepcionante, decadente, putrefacto ver a un hijo insensible, despiadado usar a su madre con el único objetivo de sacar provecho político para beneficio propio. Esta mañana en Yacuiba el diosecillo de barro, nuestro Rasputín, no ha dudado un instante en usar a su madre que está revolcándose de dolor en una cama de una clínica de Santa Cruz para llenar el vacío de su inoperancia, de su falta de ideas, de propuestas. Como todo mal hijo, abandonó a su madre para venir a Yacuiba perdiendo los zapatos con el único propósito de hacer política, para repartir una batería de insultos en un discurso acre y virulento, lleno de odio, provocación, y pendenciero.
Abandonó a su madre que está sumamente delicada de salud con el único objetivo de venir a hacer daño, y escupir la maldad acumulada en una gran cadena de medios que transmitieron en vivo toda la cantaleta.
No puede ser buen hijo aquel que abandona a su madre para ir a hacer maldad usando mal los medios de comunicación y el poder que posee. No puede ser buen  hijo aquel que usa el dolor de una madre para lavarse la cara políticamente. Para los que somos bien nacidos, la madre esta por sobre todo, y cuando digo de todo, es sobre todo. La madre es los mas sublime, lo más sagrado, lo más excelso, lo mas valioso porque es la que nos dio la vida, la que nos ha dado lo mejor de su juventud para criarnos y hacernos hombres de verdad. Una madre vale todo. Sólo los malnacidos, los astrosos, los bergantes abandonan a su madre en los momentos en los que ella más necesita de sus hijos.
La Biblia dice que aquel que el que no honra a su madre es un maldito, y no le va bien en la vida. La maldición es que son de corta vida.

El eterno líder experto en paralogizar las masas no tiene escrúpulos para usar a su madre para vindicarse. Los yacuibeños conocemos el predicamento de Rasputín, así que nada puede sorprender.

No hay comentarios: