jueves, 3 de noviembre de 2016

Chapacos diabólicos

EL DEDO EN LA LLAGA

Chapacos diabólicos


Por. Esteban Farfán Romero (@EstebanFarfanR)
Yacuiba – Gran Chaco
Han nombrado a un secretario de autonomía que está ocupado exclusivamente del proceso del Chaco, que es chapaco. Nombraron a un secretario de hidrocarburos chapaco, y resulta que todos los campos gasíferos están en el Chaco. Dos áreas estratégicas, están en manos del Chaco. Todas las entidades desconcentradas de la Gobernación,  están centralizadas en Tarija y éstos mismos políticos, han convertido estas entidades en botín político manejadas desde el partido, con criterios partidarios. El 2009-2010, cuestionaban a rabiar este tipo de acciones de los anteriores, lo que demuestra que el discurso de la autonomía era sólo discurso y que el objetivo encubierto es el poder por el poder para beneficio personal y de grupo. 
UNA CULTURA CON RAÍCES PROFUNDAS: Tarija posee costumbres y tradiciones que hacen del chapaco un orgulloso de sus raíces y peculiaridad.
Iba a titular ‘chapacos mefistofélicos’, pero como varios de mis amigos me ‘sugirieron’ que no haga alusión a obras que no pasaron por las manos del vulgo, decidí cambiarlo.
La política en Bolivia es fascinante porque tiene políticos que la hacen impredecible, emocionante. Nuestros políticos criollos mantienen casi intactas las conductas altoperuanas de la Colonia. La picardía, la astucia, la trampa son monedas corrientes. Nuestros políticos tienen características muy comunes porque son farfulleros, mentirosos, trapaceros, artificiosos, demagogos, extravagantes, cuentistas, bobalicones, etc.
En este tiempo de preludio al referendo, hay todo tipo de contradicciones en nuestros líderes que no les inmutan un pelo. El 2009-2010 cuando la élite chaqueña cambia de repente de dirección y decide de la autonomía provincial a la regional, todos repetían el mantra que si votábamos sí a la autonomía regional, ningún chapaco más pisaría suelo chaqueño, que cortábamos el cordón umbilical con Tarija, que nunca más iría un chaqueño  hacer trámite alguno a Tarija, que tendríamos autonomía plena, que se borraría cualquier alusión a Tarija, a tal grado que se ha prohibido todo acto cívico por el 15 de abril (sic). Faltaba poco para que digan que se harían pruebas de sangre para determinar si eran chapacos y chaqueños. A ese extremo llegó la irracionalidad y barbarie.
Uno de los operadores activos que prácticamente vivía en los medios de comunicación, se atrevió a decir que tendríamos nuestro propio Banco Central, nuestra propia Policía, nuestro propio sistema de impuestos. Prácticamente la fundación de un Estado. Eran tiempos de la embriaguez de la locura, diría Foucault. Locura dionisiaca expresaría Nietzsche.
Los que intentaban ponerle un poco de racionalidad y prudencia, era inmediatamente fusilado por un pelotón de escarnecedores entrenados y pertrechados, que monopolizaban los medios.
Hubo una campaña feroz y cruel contra todo lo que olía y tenía color tarijeño, capitalino, chapaco. Se ha impregnado de odio contra los chapacos. Se hacían la burla en los medios del dejo (forma de hablar, acento particular) chapaco, y de su cultura.
Cualquier chapaco desprevenido que osaba hacer un  comentario sobre la autonomía, inmediatamente salían de todas partes (como petos que golpearon la colmena), a enterrar los colmillos en el cuello del chapaco malnacido que cometió semejante delito y atrocidad. Hacían gala y festejo del desprecio que ostentaban contra los capitalinos.
Son tiempos de cambios. Han pasado cinco años y las cosas son exactamente al revés. Ahora todos los días, incluyendo feriados y fines de semanas, desfilan chapacos de todo pelaje por el Chaco haciendo campaña por la autonomía; y además, descalificando y desprestigiando de manera implacable y despiadada a las autoridades locales
Han nombrado a un secretario de autonomía que está ocupado exclusivamente del proceso del Chaco, que es chapaco. Nombraron a un secretario de hidrocarburos chapaco, y resulta que todos los campos gasíferos están en el Chaco. Dos áreas estratégicas, están en manos del Chaco. Todas las entidades desconcentradas de la Gobernación,  están centralizadas en Tarija y éstos mismos políticos, han convertido estas entidades en botín político manejadas desde el partido, con criterios partidarios. El 2009-2010, cuestionaban a rabiar este tipo de acciones de los anteriores, lo que demuestra que el discurso de la autonomía era sólo discurso y que el objetivo encubierto es el poder por el poder para beneficio personal y de grupo.
En días pasados el Tribunal Electoral ha organizado un conversatorio, y resulta que la mayoría de los protagonistas eran chapacos, incluso hasta el moderador. Nadie dijo absolutamente nada.
Todos los días somos testigos del desfile de chapacos de todo pelaje que usan cuanto micrófono encuentran en la plaza para opinar, recomendar, criticar, atacar, defender, denostar, descalificar, hacer campaña, etc., y ninguno de los condotieros vehementes del 2010 se da por aludido.
¿Este evidente cambio de actitud se deberá a que el fogonero del odio chapaco ahora forma parte de la coalición gobernante? ¿Ese era su objetivo final? ¿Dónde quedó el discurso ardiente que se ha pergeñado laboriosamente? ¿Era el poder y no la autonomía?
No es que esté de acuerdo con el odio hacia un grupo de personas, de ninguna manera. Lo que pasa es que me llama profundamente la atención que a nuestros políticos altoperuanos ni siquiera se ponen colorados cuando cambian diametralmente de discurso. Este tipo de acciones contundentes demuestran palmariamente que el interés de fondo, no es la autonomía.
El diosecillo tiene en su hondo bolsillo, discurso de todo color y forma, para cualquier circunstancia. Claro está, siempre que sea de su conveniencia. #Yacuiba #GranChaco #AutonomiaRegional #Demagogia #Chapacos #Tarijeños 

SIMPLE OPINIÓN: Es la pedestre y simple opinión de un pinche guey insignificante que en su tiempos libres lee Condorito y Vanidades. No es eximio, ilustre, ni brillante, menos emérito.

OPINIÓN PERSONAL: Para tranquilidad, y para que pueda dormir tranquilo algún afamado caudillo, ésta es una opinión estrictamente personal y no pretende representar a nadie, tan sólo al suscrito; con el alto riesgo de volver a la cárcel por emitir opiniones políticas de manera libre.

No hay comentarios: