miércoles, 8 de febrero de 2017

Patrón Encima


EL DEDO EN LA LLAGA
Patrón Encima

Por: Esteban Farfán Romero
Twitter: @EstebanFarfanR
Yacuiba – Gran Chaco
Fiel a su estilo torpe, bruto, ordinario y soberbio, un exacalde por el lapso de más de dos horas, en un medio de comunicación de Yacuiba, después de mucho tiempo, salió de su madriguera después de haber recuperado su verdadera personalidad, la de arrogante y pedante, y volvió a cometer los mismos errores que lo llevaron al ruidoso fracaso político, después de tener todas las condiciones favorables.
Todos este tiempo estuvo oculto, sin tener la valentía de asomarse ni siquiera a la ventana de su casa, y que transita en un lujosísimo vehículo con vidrio totalmente polarizados. Hasta la fecha no ha explicado el origen de la fabulosa fortuna que posee.
Dicen que el virus que ha llevado a la tumba política de muchos hombres públicos es el de la soberbia, y esta exautoridad hace gala del mismo muy orondo y muy suelto de cuerpo.
Nacido y criado en la cuna más rancia del MNR (la del gonismo), y por conveniencia al mejor estilo de Fouché, se ha pasado al MAS, arriando las banderas del populismo decadente del Gobierno Nacional, convirtiéndose en un quintacolumnista.
Con toda la marrullería, ahora sale a hacer apología del centralismo nacional al buscar por todos los medios, usando los mecanismos de presión más perversos, para que sea el nivel central, a través de la Asamblea Legislativa Plurinacional, la que defina la forma cómo se debe implementar la autonomía regional.
Un grupo de cuatro asambleístas regionales, obedientes ciegos al centralismo nacional, han aprobado en una polémica sesión, la decisión de renunciar a la capacidad de decisión y remitir ese fuero al nivel central para que desde allá se imponga el dedazo. Es decir, hemos caído de la sartén a las brazas. Del centralismo departamental, al nacional.
Ha reconocido que en su casa tomaron la decisión de anular la autonomía regional, encerrado con varios candados, con la presencia de los subgobernadores, algunos alcaldes y dirigentes afines al MAS, con una veintena de policías que hacían de seguridad y no permitían el acercamiento al lugar, decidieron la suerte del Chaco.
Varios buenos chaqueños, leales a su tierra se han preguntado, ¿cómo es posible que cuatro personas tomen decisiones en contra de los intereses de casi 200.000 chaqueños? ¿cómo es posible que un grupo de personas pongan en serio riesgo este proceso?
Lo que está claro es que el Gobierno quiere aprovechar esta disrupción institucional, como llaman los expertos, para meter la mano y tomar decisiones en contra de los intereses de la voluntad general, usando a personajes impresentables como el Patrón Encima. El desafío es no permitir que este tipo de intención se materialice.
El ramplón, desde la oscuridad, todo este tiempo ha estado presionando y urdiendo legitimar la mano invisible de gobierno que quiere imponerse a la voluntad popular, haciendo que se traslade la capacidad de decisión al nivel donde tiene todo el control con los dos tercios. Aprovechando de la llegada directa que tiene con el presidente, busca acomodar las fichas para beneficio político personal. Ya ha logrado domeñar la instancia municipal, y la misma consciente o inconscientemente, juega a su favor, cada vez con mayor claridad y beneficio. En la Subgobernación, ha logrado someter al desgaste político continuo, a tal grado que el exasambleísta ya no tiene fuerzas políticas para seguir respirando. Su suerte está echada.
Lo cierto, es que gracias a la indulgencia de la actual gestión municipal, goza de libertad, porque con todo el desastre administrativo que fue la anterior gestión debería estar en la cárcel, acompañando a otro que por menores fechorías. Si habría un poquito de Justicia, las cosas serian muy diferente. 

No hay comentarios: