sábado, 3 de junio de 2017

Nuestros Elefantes Blancos

EL DEDO EN LA LLAGA

Nuestros Elefantes Blancos

Por: Esteban Farfán Romero
Twitter: @EstebanFarfanR
Yacuiba – Gran Chaco
Nuestras autoridades tienen una adicción y debilidad por el cemento, por las obras grandes, por las que exigen muchos recursos. Ahora ha pasado la bonanza, y nuevamente estamos en crisis, porque hemos estado dependiendo de la renta. Hemos regresado a la situación de antes. Aquí hay responsables, y son todos los que están, y estuvieron ene espacios de poder. En este momento, estamos en la misma situación de invertir en el cemento, sin un Plan. 
El pasado domingo (28/05/17), El Deber ha publicado una nota de prensa, en la que muestra varias grandes obras paralizadas en el Gran Chaco, y muchas de ellas innecesarias. A pesar de que la nota tiene muchas imprecisiones, especialmente en lo que se refiere a los montos que el Gran Chaco ha percibido por concepto de las regalías, ha despertado y motivado el manido debate sobre el uso que se dio a los recursos del 45% (del 11%)  por concepto de las regalías hidrocarburíferas. Se ha calculado que desde el 2003, por medio del paripaso, se han transferido cerca de Bs 14.000 Millones hasta el 2015.
Lo que me ha llamado mucho la atención, es que justamente algunos de los políticos que fueron los responsables del despilfarro y derroche de los recursos públicos, salieron presurosos a los medios a curarse en sano; a asombrarse por la publicación del Diario, como si ellos no hubieran tenido participación en el destino de los recursos.
Uno de los más vehementes y apresurado por quitarse la piedra de la responsabilidad del cuello, fue el asambleísta Wilman Cardozo, que señaló que estaba muy preocupado por lo que ha publicado el periódico.
Hay que recordar que Cardozo fue leal socio y vehemente aliado del cuestionado exalcalde Carlos Brú por el lapso de casi 10 años. Brú ha administrado el Gobierno Municipal, en tiempo de la mayor bonanza y las dos gestiones fueron muy cuestionadas por el despilfarro y la corrupción galopante.
Desde hace mucho tiempo, hemos cuestionado esta especie de piñata que se hizo con las regalías. De manera insistente y recurrente, a través de diversos medios, hemos cuestionado esta actitud de los políticos de turno. Hemos demandado un plan estratégico regional de desarrollo para optimizar los recursos públicos en políticas regionales orientadas a consolidar un aparato, una estructura productiva que sea sostenible más allá del gas. Toda la élite política del Chaco es responsable de este desastre, del que nadie ahora quiere asumir. Todos, como Pilatos, de manera cobarde se lavan las manos.
Elefante blanco
La expresión «elefante blanco», es atribuida a posesiones que tienen un costo de manutención mayor que los beneficios que aportan, o a aquellas que proporcionan beneficio a otros, pero que únicamente ocasionan problemas a su propietario.
El diccionario Oxford de inglés define Elefante Blanco (White Elephant) como una posesión que es inútil o molesta, especialmente una que es cara de mantener o difícil de eliminar. Tradicionalmente en la cultura hindú, los elefantes albinos son símbolo del poder real, así como de prestigio. Se cree que la expresión Elefante Blanco viene de una historia según la cual los reyes de Siam (hoy Tailandia), tenían la costumbre de regalar elefantes blancos (albinos) a los cortesanos que les disgustaban, con el fin de arruinarlos por su alto mantenimiento, gran tamaño y altos costos. En esta medida los animales se convertían en grandes molestias para sus dueños y su costo era muy alto comparado con los beneficios que les traía tenerlo.
Un elefante blanco es una obra pública de construcción, mantenimiento o instalación de un bien inmueble, la cual tiene un impacto negativo para la comunidad debido a que ha sido abandonada o está  inconclusa,  sus costos superan los beneficios de su funcionamiento, no es utilizada, o su uso es diferente para aquel que fue creada.
Yacuiba y el Gran está llena de estos paquidermos, que demuestran que a nuestro políticos lo que les ha interesado únicamente es la perfecta excusa para beneficiarse de dinero sucio producto de las jugosas coimas.
Se han hecho estas majestuosas obras, no porque consideraban que eran necesarias, sino porque ha sido el medio, mecanismo para poder quedarse con parte de los recursos destinados.
Por eso, en el Chaco no hay políticos pobres. Todos han llegado a su puesto en situación crítica y dramática, y de pronto salieron millonarios. Ninguno de ellos puede justificar los bienes que poseen actualmente. Muchos, tienen la sinvergüenzura y cinismo de ostentar lo que poseen ilegítimamente. Una Máxima autoridad Ejecutiva gana como máximo Bs. 12.000 de manera mensual, pero mágicamente con ese sueldo mucho se han convertido en muy potentados y ricos.

Nuestras autoridades tienen una adicción y debilidad por el cemento, por las obras grandes, por las vistosas, por las que exigen muchos recursos. Ahora ha pasado la bonanza, y nuevamente estamos en crisis, porque hemos estado dependiendo de la renta. Hemos regresado a la situación de antes. Aquí hay responsables, y son todos los que están, y estuvieron ene espacios de poder. En este momento, estamos en la misma situación de invertir en el cemento, sin un Plan. (Yacuiba 03/06/17)

No hay comentarios: